Así explican los trabajadores de TUA la huelga indefinida

El comité reconoce avances pero dos puntos frustran el acuerdo. No hay fecha para nuevas reuniones con la dirección

Manuel Villaverde, presidente del comité de empresa de TUA
Manuel Villaverde, presidente del comité de empresa de TUA

Oviedo

Las posturas entre la dirección y el comité de empresa de TUA se han acercado pero ahora mismo la negociación está paralizada. La última reunión, que se prolongó durante diez horas, supuso importantes avances, aunque todavía quedan diferencias importantes. El acuerdo no parece inminente, ya que ni tan siquiera hay fecha para su celebración. Por este motivo, los trabajadores han convocado una huelga indefinida -a partir del día 22 de enero - todos los martes y jueves «hasta que se llegue a un acuerdo». La única excepción será el día 29 de enero, ya que esa es la fecha marcada para las elecciones sindicales dentro de la compañía. El objetivo es evitar problemas durante esa jornada.

Tres son los puntos que han impedido el acuerdo: los descansos durante la jornada -punto paralizado, tras la mediación del alcalde Wenceslao López, hasta que se conozca una sentencia que afecta a un trabajador; la estabilidad del empleo y el alcolock. La principal discrepancia, según explica Manuel Villaverde, presidente del comité, radica en el empleo. «La negativa de la empresa de no incorporar más fijos de plantilla entre los conductores ha sido un obstáculo insuperable», asegura.

El presidente del comité añade que TUA tiene una temporalidad de más del 25% y critica ese dato porque se conoce con meses de antelación el servicio que debe prestar y porque la falta de personal se suple «con conductores en prácticas que cobran el 60% del sueldo y descansan 4 días al mes». El líder sindical asegura que la empresa no dio respuesta a sus demandas en este apartado.

Respecto al alcolock, los trabajadores aseguran que el acuerdo está «más cerca» pero especifican que son tres las discrepancias:

-¿Quién trata los datos de las pruebas? Villaverde sostiene que la ley exige que sea un médico del Servicio de Prevención de de Riesgos quien los custodie y no los inspectores de servicio de la propia compañía. El objetivo es, según el sindicalista, garantizar la seguridad de la información obtenida.

-Segunda prueba. Villaverde explica que, en un primer momento, la empresa se negaba a realizar una segunda prueba de aire espirado en casos de positivo. Finalmente, admitieron este punto, pero la dirección quiere que sea un inspector de servicio de la empresa quien la realice. Los trabajadores se niegan por el mismo motivo que en el punto anterior, por la falta de garantía en la custodia de los datos.

-Régimen disciplinario. Los trabajadores incluso propusieron sanciones por debajo de 0,15 miligramos por litro de aire espirado, que es el límite que establece la ley. Por encima de esa cifra, se proponía una sanción de 15 días sin empleo y sueldo siempre que no fuera reincidente. En casos de reincidencia aceptaban que se impusiera una sanción grave.

El tercer punto es el descanso durante la jornada. La negociación está aparcada a la espera de una sentencia que resuelva la demanda de un trabajador. Según Villaverde, una vez que el juez se pronuncie «tenemos un plazo de cinco días, sea favorable o no, para negociar».

Huelga indefinida

Todas estas discrepancias han llevado a los trabajadores a convocar una huelga indefinida «hasta que se alcance un acuerdo». Los paros comenzarán el día 22 de enero y se realizarán todos los martes y jueves. La excepción será el día 29 de enero, fecha marcada para las elecciones sindicales en la compañía. 

Respecto a la posibilidad de que esos comicios internos afecten a la negociación, Villaverde es rotundo. «No tiene nada que ver», afirma, y recuerda que en el comité de huelga hay trabajadores que no están afiliados a ningún sindicato.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Así explican los trabajadores de TUA la huelga indefinida