La estrategia de Ciudadanos: el tiempo corre a su favor

La formación naranja apura los plazos en Oviedo. Las conversaciones con PP y PSOE todavía no han empezado

Alfredo Canteli, Wenceslao López e Ignacio Cuesta
Alfredo Canteli, Wenceslao López e Ignacio Cuesta

Hay quien ve en la situación una estrategia digna de un jugador de ajedrez. Si es así, no parece, desde luego, de la modalidad «relámpago», en la que las partidas se despachan a gran velocidad. Ciudadanos se deja querer en Oviedo y lo hace con placidez, sin alterarse. El tiempo corre a su favor y en contra de PP y PSOE, las dos formaciones que lo están cortejando para alcanzar la alcaldía. Todavía no se ha movido ficha. Aunque la formación naranja anunciaba el pasado sábado su intención de abrir una ronda de conversaciones, hoy lunes no se ha producido ninguna reunión oficial con ninguna de las dos partes. El reloj aprieta. Mañana, es festivo, Martes de Campo, así que tan solo quedan tres días hábiles y la mañana del sábado, después de que el alcalde en funciones Wenceslao López, fijara el pleno para las cinco de la tarde, quizá en previsión de que los plazos iban a estar muy ajustados. López tiene experiencia. Hace cuatro años la decisión de que él se convirtiera en regidor se adoptó solo unos minutos antes de que diera comienzo la sesión (también por la tarde).

Con la estrategia de Ciudadanos, engrasada por una comisión dispuesta a hablar con los dos posibles alcaldes, el propio López (PSOE) y Alfredo Canteli (PP), nadie puede dar nada por sentado. Canteli, que es el que tiene más papeletas de convertirse en el próximo regidor, sabe que no hay nada decidido mientras la opción socialista siga sobre la mesa. Por su parte, López, que aspira a renovar el cargo, teme que se trate solo de una pose y que no fructifiquen unas conversaciones reales, así que durante el fin de semana ha lanzado mensajes a Ignacio Cuesta, el líder de la formación naranja. Le ha preguntado si quiere ser «solo una bisagra» o si, por el contrario, quiere «jugar un papel importante en el futuro» de la ciudad. Este mismo lunes ha vuelto a recalcar este mensaje en otros términos. «Quiere sumar para volver al pasado con el PP o sumar para reconstruir la ciudad con el PSOE», ha interrogado a Cuesta.

El resultado, según lo que esperan los estrategas de Ciudadanos, es conseguir una ventaja táctica cuando finalmente se sienten en la misma mesa. El reloj les está concediendo una postura de fuerza que podría ayudarles a mejorar su peso dentro de la próxima corporación. En las filas de Ciudadanos, oficialmente, se mantiene el silencio. Sus miembros se remiten al anuncio del sábado. No quieren avanzar más. No obstante, fuentes consultadas por La Voz reconocen que son una llave necesaria y que saber medir los plazos es importante. Para mañana lo único que tienen en agenda -o tenían a última hora del lunes- era una quedada del grupo para comer el bollu en el Campo San Francisco.

Tampoco parece que nadie haya hablado, por el momento, con Somos Oviedo. Sus tres concejales también van a ser fundamentales si la suma de Ciudadanos y PSOE tiene algún viso de prosperar. 

La dirección nacional de Ciudadanos ha trasladado a todas las comunidades la indicación de que se tome al PP como «socio preferente» pero cada comité regional está recibiendo ese mensaje con «pragmatismo», amoldándolo a sus circunstancias territoriales. En el Principado, Oviedo es el principal referente, por su importancia, pero hay otras alcaldías en juego, como es el caso de la de Colunga. Se apunta incluso la posibilidad de que los socialistas ofrezcan un papel importante a Juan Vázquez, el candidato autonómico, a cambio de que se facilite la alcaldía a Wenceslao López. Esa opción implicaría a muchos más agentes e implicaría nombrar a Vázquez presidente de la Junta General, es decir, presidente del Parlamento asturiano y la segunda máxima autoridad de la región, con una fuerte presencia institucional.

La semana decisiva de Ciudadanos Asturias

Luis Ordóñez
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y el vicepresidente del Congreso y portavoz de Ciudadanos Asturias, Ignacio Prendes (i)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y el vicepresidente del Congreso y portavoz de Ciudadanos Asturias, Ignacio Prendes (i)

Los naranjas son llave en varios ayuntamientos, especialmente en Oviedo, y tendrán que decantarse por apoyar al PP o al PSOE

Como una cuenta atrás, la nueva semana empieza con la fecha del 15 de junio marcada en rojo en el calendario. El sábado se constituirán los gobiernos municipales, en algunos casos sin mucha sorpresa porque los resultados de los comicios del 28 de mayo fueron suficientes para formar mayorías; pero en otros con el suspense de que un acuerdo a dos o a tres bandas pueda terminar por otorgar el gobierno a una u otra formación. En este paisaje de negociaciones, tanto en España como en Asturias, se juega también la definición de Ciudadanos que tendrá que elegir cómo se presenta en lo que queda de legislatura, si como partido bisagra y de centro, capaz de pactar múltiples opciones; o como una formación más escorada a la derecha. Y en eso también hay singularidades en Asturias y que tendrán su repercusión en el siguiente capítulo de esta historia: los pactos a nivel autonómico en la Junta General.

Seguir leyendo

Comentarios

La estrategia de Ciudadanos: el tiempo corre a su favor