«Interminables» colas en Oviedo para hacerse con Lotería del Niño: «La gente pide números raros»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

LA VOZ DE OVIEDO

ANDREU ESTEBAN | EFE

Las administraciones y puntos de venta oficial de la capital asturiana han duplicado las ventas de décimos para el sorteo extraordinario que tendrá lugar el próximo 6 de enero. Los loteros de la ciudad señalan que las terminaciones más reclamadas son las mismas que en Navidad, incluso hay gente que ha solicitado boletos con el número Gordo

31 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Queda menos de una semana para que se celebre el sorteo extraordinario de El Niño y las administraciones de Oviedo apenas dan abasto vendiendo décimos. Y es que al final están en juego nada más y nada menos que 770 millones de euros. Es por ello que son ya muchas las personas que cuentan con algún boleto y las que a día de hoy siguen acudiendo a los puntos de venta oficial de la capital asturiana en busca de algún que otro billete con el que probar suerte el próximo 6 de enero.

En el Estanco de la Suerte de Oviedo no dejan de formarse largas colas después que el pasado 22 de diciembre hubiesen repartido más de medio millón de euros en premios, entre ellos el Gordo de la Lotería de Navidad. Han incluso duplicado las ventas respecto al año pasado y no es de extrañar dado que este negocio familiar está en el punto de mira de quienes confían en que la suerte les sonría.

«No pensábamos que íbamos a vender tanto porque como este año los festivos caen de lunes y nosotros encima cerramos los domingos, pero la verdad es que estamos vendiendo muchísimo. Seguramente un 30 o un 50% más que el año pasado y eso que el nivel de venta en 2022 fue exagerado», asegura Julio Acebal, propietario, junto con su hermana Rosa, de esta administración de loterías situada en el número 8 de la calle Jovellanos de Oviedo.

«Dar el Gordo es igual de difícil en el sorteo de El Niño que en el de Navidad»

A diferencia de otros años, Julio y Rosa empezaron a vender lotería de El Niño «mucho antes» de que se celebrase el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. Algo que hasta la fecha no había pasado, dado que la gente esperaba a que finalizara dicho sorteo para comprar décimos con los que probar suerte el 6 de enero.

Respecto a los números más solicitados, las terminaciones más reclamadas siguen siendo las mismas. «Que terminen en 5 o en 7. Sí que es verdad que hay gente que pide algún décimo en concreto, bien por que sea la fecha de un nacimiento, un aniversario, una boda o por el motivo que sea», reconoce el lotero, quien espera volver a repartir ilusión en estas fechas tan especiales.

«Dar el Gordo es igual de difícil en el sorteo de El Niño que en el de Navidad, viendo las ventas hay la misma posibilidad. La gente piensa que como siempre repartimos algún premio pues es más fácil, pero para nada, al final son 100.000 números los que están en juego», asegura Acebal. No obstante, en esta administración de loterías «siempre cae algún que otro quinto».

Las colas en la Administración de Loterías Los Patitos también son «interminables». En este punto de venta oficial, ubicado en el número 20 de la calle Fuertes Acevedo, no deja de entrar y salir gente para hacerse con algún que otro décimo con el que probar fortuna el próximo sábado. Algunos clientes ya han sido previsores y han comprado boletos incluso antes de que se sortease la Lotería de Navidad, mientras que otros lo están haciendo estos días.

Independientemente de cuándo hayan comprado los décimos, todos y cada uno de ellos lo hacen con mucha ilusión. «La gente viene muy contenta a comprar. Aunque se trata de un sorteo distinto, estamos teniendo mucha afluencia», asegura Teresa Cirarda, la propietaria de esta administración que repartió más de 15 millones de euros de la Primitiva el pasado mes de febrero.

De los 100.000 números que están en juego, los acabados en 3 y en 8 son los más reclamados en Los Patitos. También hay gente que vuelve a pedir el 88008, el agraciado con el primer premio del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, tal y como señala la lotera. De igual modo, los terminados en 23 «ya están agotados» y «muchos que acaban en 5 también».

Y mientras sigue atendiendo a los clientes con su mejor sonrisa y vendiendo décimos para la lotería de El Niño, Teresa Cirarda espera repartir ilusión, entregando algún que otro premio en el sorteo del día de Reyes. «Sobre todo, espero que caiga en el barrio porque hace muchos años que no toca nada», afirma expectante.

El goteo de personas que acuden para hacerse con un décimo de la lotería de El Niño es también constante en La Favorita. Esta administración situada en El Fontán lleva dando salida a boletos para este sorteo desde finales del mes de octubre. No obstante, no es hasta ahora, «en estos 15 días», cuando tiene lugar el «grueso» de las ventas.

«Una vez que sale el Gordo de Navidad es cuando se empiza a vender más de El Niño, podríamos decir que el 80%», asevera Susana González, titular de este negocio que lleva más de 50 años repartiendo premios e ilusión a todos los asturianos.

Las terminaciones más reclamadas para el sorteo del 6 de enero, al igual que en el resto de las administraciones de loterías, son las mismas que en Navidad: el 5 y el 7, números de los que «prácticamente ya no queda nada». Los décimos acabados en 8 también están entre los más solicitados en La Favorita, así como los números «raros y feos».

«Los que empezaban por dos ceros o tres ya los terminé», asegura la lotera, que espera que entre los décimos que venda se encuentre algún premiado. «Aunque no de un premio, espero que toque en Asturias y, sobre todo, en Oviedo porque eso es bueno para todos. Nosotros este año notamos mucho que el Gordo hubiese tocado el año pasado en Mieres». 

Este 6 de enero, Asturias buscará su decimocuarto «Gordo» del sorteo extraordinario del Niño, un premio que, según EFE, no hace acto de presencia en el Principado desde 2016 con un sólo décimo del número 22654 vendido en Gijón a través de terminal. Fue quince años después de que el «Gordo» de este sorteo extraordinario cayera íntegramente en 2001 en la administración número 23 de Oviedo, «El gallo de oro», ubicada en el barrio de El Cristo, que repartió 8.400 millones de pesetas (50,4 millones de euros).