André Castro: «En el Sporting tuve un entrenador que no sabía el nombre de los jugadores»

El portugués repasa su trayectoria

André Castro
André Castro

André Castro formó parte de la plantilla del Real Sporting de Gijón durante dos temporadas, ambas en Primera división. El portugués se mantiene en la memoria de los seguidores rojiblancos como una de las incorporaciones de mejor recuerdo de los últimos años, buenos recuerdos que el centrocampista también comparte. Apartado de la primera línea, tras disputar las seis últimas temporadas en el fútbol de Turquía, el portugués ha repasado su trayectoria en una amplia entrevista con tiempo para analizar su etapa sportinguista.

"Tenía algunas propuestas del extranjero, una del Panathinaikos pero fui al Sporting de Gijón. Villas-Boas pensó que la liga española me podía ayudar y allí fui". Comenta André en conversación con Tribuna Expresa.

El portugués resalta el inicio complejo de su etapa en Gijón, "Fue difícil, porque fui a un equipo que iba el último en la liga española, con el único propósito de salvarnos. Cuando llegué, el entrenamiento tenía una carga física muy fuerte, era ir a correr a la montaña, completamente diferente de lo que estaba acostumbrado. Pero me adapté y nunca me quejé. En el primer partido que juego contra el Mallorca, marco y el siguiente partido era contra el Barcelona en casa. Ya juego en la alineación inicial y empatamos 2-2 con uno de las mejores 'Barcelonas' de todos los tiempos. A partir de entonces nunca abandoné el equipo. Empatamos con el Atlético de Madrid, vencimos a muchos equipos y ese año fue fantástico. El 2 de abril ganamos en el Santiago Bernabéu".

Un partido marcado. "Era mi cumpleaños y vencimos al equipo de Mourinho, rompimos su récord de estar nueve años seguidos sin perder en casa. El Sporting fue allí y consiguió esa victoria. Nunca olvidaré ese partido. Esa media temporada fue espectacular para mí. Creo que fue cuando más evolucioné en términos de fútbol jugando contra jugadores como Ronaldo y Messi". André también destaca una importante diferencia entre el fútbol de su país y LaLiga, "Pude unirme a un equipo de españoles solamente y generalmente el español con el portugués es complicado. No tengo nada que decir, siempre fui muy bien recibido. Pero si un español juega tan bien como un extranjero, juega español. Para jugar allí tienes que ser mejor que ellos. Mientras que en Portugal creo que es todo lo contrario. Entre un extranjero y un portugués siempre elegimos al extranjero. Los españoles son más nacionalistas creo que nosotros,deberíamos ser más así".

Cuestionado por su paso por Gijón, no escatima en buenas palabras. "Me encantó Asturias, me encantó la comida, la gente, todo fue fantástico. El estadio es increíble, los fanáticos de ese club no son del Real Madrid, ni de Barcelona, son del Sporting de Gijón. Para mí fue realmente espectacular y por eso renové la cesión por un segundo año".

Un segundo curso de dos caras. "En términos personales siempre jugué y tuve una buena temporada, pero el equipo se quedó sin dos o tres jugadores importantes y terminamos desmoronándonos. Sentí que dimos todo, pero en realidad los otros equipos fueron mejores y bajamos porque no teníamos refuerzos a mitad de temporada, los mejores jugadores de la temporada anterior habían salido, tuvimos cuatro cambios de entrenador ... Fue un año mucho más difícil que el anterior. Pero es fútbol, tenemos que saber cómo vivir cuando ganamos y cuando perdemos".

Los cambios de entrenador y el caos en el club. "Es muy complicado. Hubo un momento en que en cuatro semanas el entrenador cambió tres veces, hubo caos en el club y, por supuesto, hubo muchos cambios en los jugadores. Siempre estaba jugando con todos los entrenadores, conociendo y teniendo experiencias. Había un entrenador, cuyo nombre no quiero decir, que ni siquiera sabía los nombres de los jugadores. Llegó al club y ni siquiera conocía a los jugadores, fue algo increíble. Personalmente tienes que adaptarte a eso rápidamente, a diferentes estilos. Fuimos al estadio de Barcelona con un 4x6x0, inventos tras inventos", recuerda André.

En su último año de contrato con el Goztepe, deja abierta la puerta a un regreso al fútbol español. " Creo que es mi último año aquí. No sé qué pasará el año que viene. Regresar a Portugal es muy difícil debido principalmente a aspectos financieros. Aquí es totalmente diferente de lo que puedes ganar en Portugal. Y es por eso que un jugador después de ingresar a Turquía nunca quiere irse. Solo los premios del juego ... Todo lo que involucra el fútbol aquí es muy fuerte. Y ya soy el jugador portugués con más juegos, uno de los jugadores con más goles, es decir, soy mejor considerado y conocido en Turquía que en Portugal y este es un país mucho más grande. Tengo más moral aquí, por así decirlo. Cuando finalice este contrato, me gustaría ir a España, a Alemania o a Inglaterra. Pero cuando un jugador llega a Turquía es como perder una pequeña conexión con el resto del mundo, no es un campeonato tan respetado y uno cierra las puertas a otros lados", concluía.

André Castro: «En el Sporting tuve un entrenador que no sabía el nombre de los jugadores»