«La Real Sociedad, ¿un buen ejemplo para el Sporting?»

Artículo de opinión

Nacho Méndez
Nacho Méndez

Con la llegada de Javi Rico a la dirección deportiva del Real Sporting de Gijón, los ojos de afición y prensa se volvieron hacia San Sebastián, pues su experiencia reciente en el club donostiarra podría servir como referencia a lo que puede ser su labor en las oficinas de Mareo en los años venideros. El buen rendimiento en la presente temporada del conjunto vasco tiene parte de su razón en el trabajo de la dirección deportiva que lidera Roberto Olabe.

La Real Sociedad alcanzó la final de Copa del Rey 32 después y mantuvo una dura pugna hasta el parón por clasificarse a competiciones europeas, con la Champions League como una opción real. Todo ello a partir de una receta basada en el producto de la casa. Muchos canteranos bajo el mando de un técnico que, tras ser el parche en más de una destitución, cuenta ahora con la oportunidad de dirigir al primer equipo tras su buen trabajo en el filial. Es por tanto una apuesta de mera continuidad; Imanol Alguacil ya conoce muy bien a muchos de los jugadores que hoy engrosan la plantilla del equipo sénior al haberlos entrenado también en su etapa formativa previa al profesionalismo.

En el conjunto txuri urdin contamos hasta 12 canteranos actualmente en dinámica de primer equipo, dentro de una plantilla bastante corta, de apenas 22 efectivos. De esa docena la mayoría son jóvenes (7 de ellos son sub23) y algunos cuentan con importancia en el vestuario, con 5 de estos jugadores ocupando de forma habitual un puesto en el once titular. Algo que no es casualidad, pues el trabajo, inversión y desarrollo de los jóvenes en Zubieta es un factor de sobra conocido. Decía Rico en sus primeras intervenciones ante la prensa que en ese sentido Mareo y el Sporting no tenían nada que envidiar a lo que se hace en Donosti y en Bilbao, y razón no le falta, aunque en La Voz de Asturias ya hemos analizado las cuestiones que a día de hoy nos separan de su exitosa política de cantera.

Ya no es solo esa apuesta por los jóvenes que salen de Zubieta lo que define el trabajo de la dirección deportiva donostiarra, sino que es una filosofía que también trasladan al mercado de traspasos. En el trabajo de Rico junto a Olabe en los 2 últimos mercados estivales observamos ciertas preferencias a la hora de firmar estas incorporaciones: por un lado, prima el producto nacional, ya sean más o menos veteranos, buscan gente que conozca la competición, reservando, por el otro lado, aquellas apuestas más arriesgadas, de jóvenes con elevado potencial, a jugadores procedentes de mercados extranjeros. Dos de los ejemplos de esta temporada más representativos de esto son Nacho Monreal para el lateral izquierdo o el jovencísimo Alexander Isak que llegó procedente del Borussia Dortmund alemán.

Oportunidades de mercado que en la dirección deportiva de la Real Sociedad parecen orientados a aprovechar; ya sea en forma de cesión de una de las principales promesas del fútbol europeo como Martin Ødegaard, o incorporando con importantes inversiones .pero con alta probabilidad de ser rentables- a jóvenes futbolistas nacionales que pueden encontrar en el conjunto vasco una oportunidad para dar un nuevo paso adelante para sus carreras como Diego Llorente o Mikel Merino.

Posiblemente la palabra más repetida a lo largo del texto haga referencia a la juventud. Y es que no es para menos. Si insistimos en los datos, la Real Sociedad acumula 14 de los 17 onces más jóvenes que se han alineado esta temporada en las 27 jornadas disputadas de La Liga. Siendo el equipo de edad media más baja del campeonato (26 años), llegó a alinear un once inicial con una edad media inferior a los 24 años (23,9 concretamente), siendo su alineación más ‘veterana’ la que dispuso Imanol Alguacil con una edad media de 26 años. Cifras que contrastan con el Sporting actual, donde encontramos el once inicial más veterano casi en la treintena, 29,7 años de media en el derbi que dirigió José Alberto en el Carlos Tartiere ante el Real Oviedo.

A modo de resumen, nos encontramos con una metodología de trabajo con preferencia al mercado nacional, orientado al talento joven y con una clara apuesta de cantera. La Real Sociedad quedó cimentada bajo estas premisas en una plantilla corta, en una mezcla de experiencia y juventud que equilibraba a un equipo capaz de volver a cosechar éxitos en un corto plazo. En Gijón siempre se ha visto con buenos ojos la apuesta por Mareo, algo que Javi Rico sabe y que ha dejado claro desde el primer instante. Si logra trasladar ese trabajo a Mareo y se tiene paciencia con el proyecto, los frutos podrán recogerse en un medio plazo. Aunque las necesidades del Sporting, con el ascenso como objetivo, pueden condicionar sus decisiones más inmediatas.

Ranking con los 5 mejores delanteros del Sporting en el siglo XXI.

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

«La Real Sociedad, ¿un buen ejemplo para el Sporting?»