«El Sporting necesita un proyecto largo y menos bandazos»

Artículo de opinión

Álvaro y Pedro
Álvaro y Pedro

Más de un aficionado se llevó las manos a la cabeza cuando el Real Sporting de Gijón anunció la contratación de Javi Rico como nuevo director deportivo por las próximas 3 temporadas. No solo por su falta de experiencia reciente el cargo, si no porque la SAD asturiana se ha convertido en una constante pasarela de entrenadores, jugadores, preparadores físicos y hasta responsables deportivos, lo que no invita a atarse por varios años a una incógnita.

Más allá de que los resultados mandan, en mi humilde opinión, dicha decisión cuenta con todo mi apoyo. Una vez que el gijonés superó el casting del Sporting con el aval de Javier Fernández y Joaquín Alonso, es lógico que se le haya ofrecido un proyecto a 3 años, ya que el trabajo de un director deportivo empieza a ver sus frutos al segundo año. Especialmente cuando se hereda una plantilla ya construida a nivel de contratos, para bien o para mal; en mitad de una crisis económica mundial; así como Mareo se ha erigido en piedra angular de la nueva filosofía. Rico tomará el control total de la cantera y a través de sus decisiones podrá tratar de impulsar la carrera de determinados futbolistas como Gragera, que ya se asoma en el primer equipo, pero donde realmente se verá su mano será en la captación de nuevos talentos y en la formación de las hornadas que se avecinan por detrás, un producto que debe ir cogiendo forma en el largo plazo, como si de una escultura se tratase.

En ese sentido, el elevado conocimiento de Rico sobre el funcionamiento de Mareo, sin haber formado parte del engranaje, le supone varios puntos a favor a la hora de tomar decisiones desde un prisma diferente. Una visión intermedia entre la que ofrecería una contratación totalmente ajena al club o un ascenso interno, además de llegar procedente de una Real Sociedad donde se están haciendo muy bien las cosas y que puede servir de inspiración, que no de copia.

Por otra parte, Rico tendrá el reto de consolidar una filosofía de club y un estilo a un Sporting acostumbrado a los bandazos desde hace años. Un club capaz de pasar en 6 meses de los entrenadores con más experiencia a los más novatos de la categoría, del más ofensivo al más defensivo, de jugar con extremos a apostar por una defensa de 5 hombres basada en carrileros, de tener 2 delanteros a usar un mediapunta, de llenarse de cedidos a hacerlo de hombres en propiedad, factores que pueden suponer un parche de éxito a corto plazo, pero en el largo suponen problemas y sobrecostes. Sin olvidar que reduce la eficiencia formativa de la cantera, carente de un perfil sobre el que desarrollar a sus jóvenes talentos en una u otra dirección, por lo que en ocasiones las piezas del puzzle no encajan como deberían. Quizá de ese modo se habría podido desarrollar mejor el talento de guajes como Juan Muñiz o Álex Serrano, que abandonaron Gijón sin tener una posición clara sobre el terreno de juego, después de ser merecidamente considerados como las perlas de la cantera.

Rico ya dio unas primeras pinceladas al respecto en su presentación, ahora es momento de empezar convertir sus palabras en hechos: "Lo importante es la idea de juego, hay que ir a un jugador definido. La Real busca más talento que físico, hay que perfilar qué queremos en el Sporting y trabajarlo para que llegue al primer equipo con las mejores condiciones físicas y técnicas. Gijón está hecho para un juego alegre, intenso, vertical, de buen juego, de ritmo e intensidad, la filosofía nunca ha sido estilo Barcelona, siempre fue de transiciones rápidas, con buena actitud durante 90 minutos, quiero mucho ritmo, un equipo alegre".

El objetivo siempre será el ascenso, que en El Molinón resulta una obligación, pero si el proyecto ilusiona a la afición, se tendrá la paciencia suficiente para perdonar una serie de malos resultados en sus comienzos, al igual que nadie habría puesto pegas al Sporting de los guajes si no hubiese logrado el ascenso en su pelea ante el Girona. La identificación con el proyecto era total y eso será fundamental.

Ranking con los 5 mejores delanteros del Sporting en el siglo XXI.

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

«El Sporting necesita un proyecto largo y menos bandazos»