Pizarra: Las 5 claves del triunfo del Sporting

Artículo de opinión

Aitor Real Sporting
Aitor Real Sporting

Victoria cómoda del Sporting ante un Lugo al que superó en todas las facetas del juego. Tres puntos importantes para mantener a los de Miroslav Djukic en ese numeroso grupo de equipos que habitan la zona próxima al Playoff de ascenso y que sirve de bálsamo para un técnico serbio que reivindicó la mejoría de su equipo en estos meses. Con esta victoria el Sporting se coloca décimo en la tabla a dos puntos de la zona de Playoff a la espera de lo que haga el Rayo-, en una semana clave para las aspiraciones rojiblancas con enfrentamientos ante Almería y Girona en apenas siete días.

Un partido que se desmarca claramente como el mejor del Sporting en este retorno de la competición y que se cimenta en cinco claves que analizamos a continuación:

-Una buena presión alta

En no pocos partidos al conjunto de Djukic le había costado ejecutar una presión alta lo suficientemente coordinada para poner en aprietos la salida de balón rival. Sin embargo, el Lugo no estuvo cómodo con balón ante la presión en diferentes zonas de los hombres de ataque rojiblancos. El Sporting presionó bien en bloque y propició muchos balones largos de la zaga lucense sin un destino claro que fueron fáciles de domesticar por la defensa gijonesa. El trabajo incansable de Nacho Méndez, Manu García, Álvaro Vázquez o Pablo Pérez (en la segunda mitad) fueron clave para que los gallegos no pudieran asentarse con balón, generando alguna pérdida en zonas sensibles que originaron ocasiones de los rojiblancos en transición como la de Álvaro a la media hora de encuentro.

-La habitual solidez atrás

Si muchas veces una buena defensa empieza desde el ataque con la citada presión alta, el Sporting también sumó enteros a la hora de defender el área de Mariño con los constantes centros laterales que el Lugo enviaba hacia la meta del gallego. El Sporting cerró muy bien los pasillos interiores forzando a los de Curro Torres a tener que cocinar sus jugadas desde los costados. Babin y Valiente estuvieron sólidos en estas situaciones y Mariño apenas tuvo intervenciones de mérito más allá de un remate desde la frontal por parte de un Lugo que trató de volcarse en la segunda mitad sin éxito.

-Clara mejoría entre líneas

Una de las cosas que se le achacaba al Sporting a la hora de intentar asentarse con balón era la falta de movimientos y apariciones entre líneas. Que los de Djukic encontraran más de lo que lo vinieron haciendo estas semanas a Manu García no es casualidad. El equipo ofreció constantemente apoyos en campo rival y fue un quebradero de cabeza para sus marcas. La ocupación de los pasillos interiores de Carmona y Murilo, las caídas a ambas bandas de Álvaro Vázquez y las numerosas combinaciones entre el propio Manu y Nacho fueron de las notas más positivas que nos dejó el Sporting en el encuentro de ayer. De los dos canteranos puede surgir una unión que, si logran no molestarse como en este último partido, pueden suponer un plus de gran importancia para las posesiones rojiblancas.

-Buen poso con balón

El Sporting estaba pecando en exceso del envío largo ante los problemas que venía mostrando en salida de balón. Sin embargo, ante el Lugo pudimos ver otra versión de los pupilos de Djukic. Siguieron optando por los envíos directos hacia un Álvaro Vázquez en buen momento de forma, pero más como recurso que como discurso. El Sporting, fruto de esos movimientos citados en el párrafo anterior, encontró más soluciones desde el pase y trenzó largas combinaciones que permitieron ver una versión muy positiva de los rojiblancos con balón. El propio Djukic gesticulaba con la entrada de Pedro Díaz en la segunda mitad demandando al canterano que se encargara de mover el balón, de hacer jugar al equipo para utilizar la pelota en un sentido defensivo. Puede ser un buen punto de partida para los compromisos venideros.

-Los desmarques de Álvaro

Posiblemente uno de los partidos más completos del catalán con la camiseta del Sporting. Muy activo desde el primer minuto en la presión, fue fundamental para el equipo con sus constantes desmarques de ruptura al espacio. Ya venía siendo importante con sus recepciones y descargas de los envíos directos desde los centrales, pero en este partido sumó también al espacio a la espalda de la zaga gallega. Omnipresente en ambas bandas y permitiendo las permutas con Murilo, Pablo Pérez y Carmona, fue un filón ofensivo al que solo le faltó el gol. Siendo el nueve del equipo se le puede exigir más en área contraria, pero lo compensó con todo lo que aportó lejos de la misma. Una asistencia para sus estadísticas para darle en bandeja el gol a Aitor, no pudo aprovechar una muy buena ocasión en la primera mitad para redondear su actuación con un gol.

Los cambios

Pablo Pérez por Murilo. El canterano salió para dar refresco a un Murilo al que la carga de partidos parece ya hacer mella. Buen partido de Pablo trabajando mucho en banda y combinando bien con las aproximaciones de Álvaro y la presencia en esa zona tanto de Manu como de Nacho.

Pedro Díaz por Manu. Entró para darle oxígeno al Sporting con balón y cumplió con su cometido, aunque tuvo algún error puntual en las entregas. Tuvo media hora para ir recuperando sensaciones tras su lesión y de paso dar algo de descanso a Manu.

Aitor por Carmona. Su velocidad y trabajo fue importante para que el Sporting pudiera hacer el gol de la tranquilidad en el encuentro y para sumar un efectivo más abierto en banda izquierda. No tuvo demasiadas oportunidades de aparecer pero aprovechó su oportunidad.

Salvador por Javi Fuego. Entró para dar aire al centro del campo y permitir al Sporting asentarse con balón pero no fue capaz de aportar esa tranquilidad. Tuvo alguna pérdida que a punto estuvo de pagarse caro. Sigue siendo una de las figuras a rescatar en este reinicio competitivo.

Djurdjevic por Álvaro. El serbio no tuvo tiempo de actuar aunque tuvo una acción en el área nada más entrar. Un cambio que sirve más para darle el reconocimiento a Álvaro por su buen partido que otra cosa. Con el Molinón lleno, el catalán se habría llevado una buena ovación de la grada.

Nota a Djukic y al cuerpo técnico

Notable. Buen planteamiento del entrenador serbio que reivindicó la mejoría de un Sporting que se hizo patente durante los noventa minutos en diferentes facetas del juego. El balcánico esta vez sí aprovechó los cinco cambios y pudo dosificar y gestionar el reparto de minutos entre varios de sus jugadores más importantes, cuestión clave con una semana que se antoja fundamental para mantener vivas las esperanzas de alcanzar la zona de Playoff.

 *Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

Pizarra: Las 5 claves del triunfo del Sporting