Análisis: Los fichajes que necesita el Sporting

Artículo de opinión

Javi Rico
Javi Rico

El Sporting debe afrontar un nuevo periodo de fichajes no habiendo cumplido con sus objetivos de la temporada pasada, algo que dificulta su planificación a la hora de buscar nombres que mejoren la plantilla. Hay que sumarle además dos factores que condicionarán y mucho este mercado, como el cambio de cara al frente de la dirección deportiva ahora en manos de Javier Rico, que ya ha apostado por un nuevo entrenador, y la importante reducción del límite salarial, que reducirá el margen de movimiento en cuanto a traspasos y obligará a su vez a buscar acomodo a algunos jugadores de la plantilla actual.

Si la incapacidad para acercar al equipo a los puestos de Playoff aumenta la sensación de tener que acometer una revolución en el vestuario, lo cierto es que Javi Rico y su equipo tienen trabajo por delante en un sector del campo muy concreto: los costados. La falta de gol, posiblemente el gran mal esta temporada en clave sportinguista, es cierto que pide a gritos nuevos nombres que den aire fresco, que aporten una cantidad de goles suficientes para un delantero, pero parece claro que la llegada de algún nombre para esta posición estará condicionada a la salida de otros.

Las bandas: zona prioritaria a reforzar

Con la salida de Damián y la falta de efectivos en los laterales, parece que esa posición es la que encabeza la agenda de Javi Rico. El condicionante que añadíamos al principio de contar con un nuevo entrenador no es menor en este caso. David Gallego, como ya analizamos en La Voz de Asturias, viene apostando en su etapa como técnico del Espanyol por un juego asociativo construido desde la línea de retaguardia. Si bien con Djukic se vislumbraron algunos intentos por desarrollar una salida de balón desde atrás, la falta de recursos en sus laterales impidieron en buena medida un correcto funcionamiento en esta área. El rendimiento de los dos hombres de banda estuvo en entredicho toda la temporada, tanto en el aspecto ofensivo como en el defensivo, pero en un rol que cada vez toma mayor importancia en el fútbol actual, Gallego necesita encontrar en el mercado un perfil de lateral que aporte soluciones a su salida de balón.

Sin salirnos de la retaguardia, el tema de los centrales también será objeto de debate con el nuevo míster. Marc Valiente ha demostrado tener dotes para ser útil con el balón jugado, sin demasiados alardes ni sobresaltos. Sin embargo, si el Sporting termina defendiendo más arriba, no parece que ninguno de los centrales de la plantilla -que lejos de Babin y el propio Valiente tampoco han ofrecido garantías- sea un gran corrector a la hora de defender al espacio, corriendo hacia propia portería. Una situación que puede repetirse con asiduidad bajo el plan defensivo de Gallego y que necesitará de algún refuerzo que no solo le dé consistencia a la salida de balón, sino que además no sufra en exceso defendiendo lejos de su arco.

Volviendo a la línea de cal, David Gallego aseguraba en su presentación que le gustaba contar con jugadores de diferente perfil para sus extremos; jugadores que jueguen muy abiertos, con tendencia a desequilibrar desde el desborde, combinados con otros de mayor sensibilidad asociativa, que gusten de pisar zonas interiores. Si no hay salidas, Aitor y Carmona parecen encajar con esa idea de futbolistas que comparten rol pero que ejecutan de forma muy diferente. Sin embargo, lejos de estas dos piezas, no encontramos demasiadas certezas en forma de extremos. Cerro o Traver no vienen de tener protagonismo esta temporada, mientras algunos llegados del filial como Gaspar aún no han ganado el peso suficiente en la plantilla, a lo que hay que sumar el retorno de Murilo a Portugal. El Sporting necesita reforzar los extremos incluso aunque no haya salidas, sumar perfiles ofensivos que den un impulso a un ataque somnoliento.

¿Plan renove en la delantera?

El caso de los delanteros merece un punto y aparte. Por meras cifras, tanto Djurdjevic como Álvaro Vázquez no pueden justificar su rendimiento esta temporada. Podemos entrar aquí a analizar mil factores, tanto colectivos como individuales, pero lo cierto es que ninguno ha ofrecido un rendimiento suficiente como para llevar el peso goleador del equipo actuando como único punta.

Las llegadas en esta parcela dependerán más que ninguna otra de que se produzcan salidas. Si estas no llegan, parece difícil que se sumen refuerzos en esta posición. Resulta una incógnita total saber si Gallego podrá sacar de ellos un rendimiento acorde a la expectativa que se depositó sobre ellos estos últimos veranos.

Una columna vertebral definida: de la portería a la mediapunta

Más allá de los matices del técnico a la hora de rastrear el mercado en busca de jugadores que puedan adecuarse con facilidad a su plan de juego, parece que el Sporting debe configurarse bajo las premisas que ya conocíamos fuera quien fuera su entrenador: solo encontramos certezas en portería, centrales y medular, una columna vertebral sobre la que construir todo lo demás. Apunta a ser un mercado movido para Rico y su equipo a pesar de las circunstancias de coyuntura absoluta. Un mercado de traspasos para acercar la pizarra de Gallego a su plantilla y para tratar de corregir las deficiencias del pasado.

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

Análisis: Los fichajes que necesita el Sporting