Los venezolanos cargan contra Paula Echevarría por sus gafas «manchadas de sangre»

Una inocente fotografía de las vacaciones de la candasina enciende a buena parte de su audiencia sudamericana

Paula Echevarría posando en Instagram
Paula Echevarría posando en Instagram

Redacción

Paula Echevarría la ha vuelto a liar con una inocente imagen publicada en Instagram. Parece que la asturiana no puede dejar sin cuidar ningún pequeño detalle de las fotografías que comparte en esta red social. Cada mínimo descuido de la candasina es mirado con lupa, y esta vez sus gafas han sido las responsables de sembrar la discordia en parte de su audiencia venezolana. Sus admiradores de este país sudamericano critican con dureza su elección para proteger sus ojos del sol, y claman contra la marca Hawkers, que consideran que su CEO es un «asesino» y el «culpable de que Venezuela esté sin luz en la actualidad». Unas duras declaraciones a las que, por el momento, ella no ha respondido.

«Bellísima! Pero esas gafas te opacan! El dueño es un asesino de venezolanos!», afirma sin tapujos uno de los primeros comentarios de la publicación. Otros usuario de Instagram piden a la intérprete que, antes de elegir un determinado modelo de gafas de sol, investigue un poco su procedencia y la historia detrás de los propietarios de la marca. «Por favor Paula ..... investiga un poco acerca de esa gente que promocionas... los de esas gafas... investiga......es muy triste.....no te prestes.... no es bueno para la credibilidad de tu imagen.....», recomienda @mesttherf11. Algunos, incluso, preguntaron a la candasina si no se avergüenza de dar publicidad a esta marca. «Cómo no te avergüenza usar HAWKERS? tu vales mucho más que promocionar gente tras las desgracias que se viven en Venezuela! tu eres más que eso!», defiende @rebekkamoreno.

En apenas una hora, esta publicación ha cosechado decenas de miles de me gusta, pero parece que a parte importante de sus seguidores venezolanos no les ha sentado nada bien que la actriz posase resplandeciente y sonriente con estas Hawkers. La sección de comentarios de esta controvertida imagen es un enorme listado de críticas hacia la asturiana, que por el momento no se ha pronunciado sobre esta polémica. Un día después de compartir dos imágenes dando un pico a su pareja y a su hija, en las que celebraba el Día Internacional del Beso, la polémica ha aparecido de nuevo en la vida de la intérprete. Instagram es una red social en la que la candasina debe ir con pies de plomo para no verse envuelta en polémicas. Su audiencia venezolana carga contra las gafas «manchadas de sangre» de la candasina.

Carrusel emocional para Paula Echevarría

La asturiana está viviendo últimamente un vaivén emocional fue intenso. La muerte de Mowgli, su inseparable perro, fue un duro golpe para ella, que contó con el apoyo de muchos amigos famosos, como Pelayo o Laura Escanes. Un mal trago que pudo pasar al lado de su familia y seres queridos, que le acompañaron y apoyaron en todo momento. La actriz se rehizo y posteriormente mostró su mejor ánimo con dos imágenes muy especiales.

La primera de ellas fue esta fotografía en la que se puede ver a Paula Echevarría dando un cariñoso pico a su hija Daniela. Un entrañable momento madre-hija con motivo del Día Internacional del Beso que no estuvo exento de polémica. Parte de la audiencia censuró este beso, aunque la mayoría de los comentarios fueron en apoyo de la intérprete, que de forma seguida publicó otra imagen, esta vez dando un apasionado beso a su pareja.

Paula Echevarría le dedica un sentido beso a Miguel Torres, en una imagen que desató el delirio de sus seguidores y en la que mostraba que se encontraba mucho más animada que en fechas anteriores. No obstante, puede ser que la procesión vaya por dentro. Lo que está claro es que la sonrisa parece acompañar a la asturiana en estas últimas fechas. Sin embargo, su audiencia venezolana podría torcerle el gesto por su última polémica en Instagram.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los venezolanos cargan contra Paula Echevarría por sus gafas «manchadas de sangre»