Nicolás, vividor «ocasional»

Una empresa constructora admite que pagaba el alquiler del chalé que usaba el joven y en el que también organizaba juergas nocturnas, pero no aclara a cambio de qué le permitía utilizarlo