Río, ¿negocio o fiasco?

Los analistas coinciden en que la inversión de los juegos será insuficiente para impulsar una economía en recesión como la brasileña, pero dejará un legado de infraestructuras en la ciudad