«Nunca toqué a un niño»

El supuesto cabecilla de la red de pedófilos reconoció ante el juez que tuvo conversaciones «fuera de tono», pero que nunca haría daño a un menor