Vivir y cobrar como un senador

La Cámara alta mantiene remuneraciones y privilegios alejados de la realidad ciudadana a pesar de los tímidos recortes, que han sido solapados por una controvertida indemnización