María Vidal Míguez

yes

Unidos por los tatoos

UNIDOS PARA SIEMPRE están los protagonistas de este reportaje. No solo por las relaciones que les unen sino por la tinta que corre por su cuerpo, que en las tres historias tiene el mismo trazado. Y el mismo motivo: una historia con un gran significado para ellos que no quieren olvidar.

Mi verano es un reto

¿QUIÉN DIJO PLAYA? Para ellos el sol es lo de menos, que lo tomen los demás. No hay lluvia, frío o viento que tumbe su plan de vacaciones. Si Popy pone rumbo a dos meses en África, Tamara se propone recorrer en bici cinco países en 23 días. Y Leticia moverse como pez en el agua.

Luis Fonsi: «Mi hija lleva la mitad de su vida escuchando Despacito»

Dice que no es de los que exagera pero el puertorriqueño, que actuará en Gijón el 11 de julio, asegura que está viviendo un momento histórico gracias a una letra que lleva meses sonando en todos los rincones del planeta. Una canción que supone una evolución en su carrera y que ha desplazado a «La Macarena» en EE.UU.

Ellos hacen el Camino antes de andar

ESTOS CHICOS TIENEN SU PROPIO CAMINO... Más que nada porque se han creado una aplicación a medida con los datos que les parecían de interés para tener de referencia: taxis, farmacias, pero también dónde hay más o menos cuesta, que eso sí que es importante en el de Santiago.

fugas

Alejandro, queremos MÁS

El madrileño celebra mañana los 20 años de «Más», el disco que marcó un antes y después en su carrera, con un gran concierto en el Vicente Calderón para el que no hay entradas desde los 30 minutos siguientes a que salieran a la venta

Yes

¿Cómo se lo digo a mi hijo?

MAMÁ, NO TE ENROLLES... y es que muchas veces tienen razón. Nos entran más dudas a la hora de cómo contarles las cosas de las que se plantean ellos cuando reciben una información delicada. Los expertos recomiendan ir al grano, no mentir, y no dar más datos de los que piden. La edad juega un papel clave. Ya se sabe, no es lo mismo 8 que 80.

¡Esta es mi mesa y no me la toques!

PROHIBIDO SENTARSE AQUÍ... Estas mesas llevan su nombre. Se lo han ganado a pulso, o a platos. Los que comen de lunes a viernes en estos restaurantes, que ya son casi como sus casas. No tienen ni que pedir. Están servidos.