Los secesionistas ya rumian el fracaso

Pese a su insistencia en el referendo ilegal, llegan al 1-O con la gran mayoría de los colegios precintados y ya reconocen que es probable que no logren votar ni la mitad de sus electores. Los estibadores de Barcelona denunciaron esta noche que los agentes habían tomado el control de la Autoridad Portuaria


La Voz en Barcelona

Las expectativas de los secesionistas han ido decreciendo a medida que se acercaba el día del referendo ilegal. Aunque ayer evitaron dar imagen de derrota, la realidad es la que es y ya rumiaban el fracaso. Los llamamientos a los ciudadanos para que ocupasen colegios previstos como centros de votación para evitar su clausura por los Mossos d’Esquadra fueron respaldados en solo 163 (un 12 %) de los 1.300 visitados por los agentes autonómicos. Además, a menos de 24 horas, fueron las asociaciones promotoras de la consulta suspendida por el Tribunal Constitucional las que desinflaron el suflé secesionista con sus previsiones. El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, afirmó que, habida cuenta del «sitio» que, a su juicio, ejerce el Gobierno contra el referendo ilegal, llegar a un millón de participantes ya sería «un éxito desbordante», porque ir a votar se puede convertir en una «heroicidad».

Aunque hay quien entiende que lanzar esa cifra es un movimiento estratégico para que hoy puedan vender como un triunfo cualquier número que la supere, sea como sea, es un reconocimiento implícito de que, pese a la tremenda movilización de estos años, serán incapaces de acercarse siquiera a los 2,2 millones de participantes en la consulta del 9 de noviembre del 2014, que también había sido declarada ilegal por el Constitucional. Una cifra que, además, sería la mitad del total de los votos que Junts pel Sí y la CUP sumaron en las elecciones autonómicas del 2015.

El malestar generado por estos datos hizo que Sánchez alegase después en Twitter que la afirmación de que un millón de votos no sería un fracaso era para que «nadie diga que si hay represión los resultados no son válidos». Pero lo cierto es que, con estas cifras, la participación se quedaría por debajo del 20 %, ya que el Gobierno catalán anunció el viernes que el censo es de 5,3 millones de personas y que habrá 2.315 colegios electorales.

Pero todo hace pensar que la inmensa mayoría de esos centros de votación no llegarán a ser abiertos. Según el recuento del Ministerio del Interior, el 88 % de los colegios habían sido precintados, pese a las triquiñuelas de colectivos como Escola Oberta, que intentaban mantenerlos abiertos con disculpas que iban desde que el cierre de la puerta se había roto hasta celebraciones de lo más variopinto para atraer a los vecinos: fiesta del otoño, de pijamas... 

Operaciones de la Guardia Civil

En Interior confiaban en que, pese a las reticencias de los Mossos, la mayoría de los restantes centros tampoco puedan abrir. En todo caso, el objetivo del ministerio es evitar sobre todo la apertura de colegios en las ciudades.

El otro frente era el del sistema informático necesario para la celebración del referendo. La Guardia Civil ocupó ayer, por orden de la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Mercedes Armas, el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat, en Hospitalet, para evitar que las infraestructuras y las bases de datos públicas sean usadas en el 1-O y, en particular, que sean utilizadas para facilitar el voto telemático y la transmisión de datos sobre el recuento. Según fuentes de la investigación, se trataba de bloquear 29 aplicaciones y bases de datos.

A esta actuación se sumó por la tarde otra en el Centro de Seguridad de la Información de Catalunya (Cesicat), también en Hospitalet, con la orden judicial de detectar puntos de votación electrónica y «otros dispositivos susceptibles de recibir comunicaciones» de la consulta. La Guardia Civil neutralizó también en Barcelona el call center destinado a dar apoyo técnico al referendo. Los agentes del instituto armado tenían orden de permanecer en todos estos locales hasta mañana para evitar que sean utilizados a lo largo de la jornada de hoy.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, describió este bloqueo de las telecomunicaciones como «un golpe asestado a la organización del referendo ilegal». El consejero de Presidencia, Jordi Turull, enfatizó que afectará tanto a la Administración como a la ciudadanía, ya que paraliza el registro de la Generalitat. Y concluyó con un mensaje para que los suyos no decaigan: «Se votará y se recontarán los votos».

En esta línea, Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, hizo un llamamiento a la desobediencia para que los vecinos acudieran a los colegios y trataran de mantenerlos abiertos hasta el inicio de la votación, a las 9 horas. La consigna era ir a las cinco de la madrugada para estar en los colegios antes de que llegaran los Mossos. 

Despliegue en el puerto

Sin embargo, a quince minutos de la medianoche, y mientras el vicepresidente, Oriol Junqueras, llenaba la pantalla de TV3, unos helicópteros sobrevolaron Barcelona y los estibadores del puerto desvelaban en Internet los movimientos de cada vez más grupos de policías abandonando los dos barcos amarrados allí, probablemente para ser desplegados en los colegios. Poco después, aseguraban que los agentes habían tomado el control de la Autoridad Portuaria restringiendo la entrada y el movimiento de trabajadores.

De hecho, vehículos de la Guardia Civil vigilaban los cinco accesos. Algunas fuentes apuntaban que podrían estar intentando evitar que, de encontrarse las urnas en algún barco con bandera de otro país y no poder acceder a él sin orden judicial, fueran sacadas aprovechando la noche.

Los «hackers» rusos se movilizan a favor del 1-O

Los perfiles afines al Kremlin en Twitter incrementaron ayer un 2.000 % sus menciones a la crisis catalana, según herramientas de análisis de la conversación social en Internet recogidas por medios españoles. El referendo ilegal de independencia logró un tratamiento muy relevante no solo en las cadenas que financia directamente el Gobierno ruso, sino también en medios dados a todo tipo de teorías de la conspiración que hace un año ayudaron a que Donald Trump pudiera llegar a la presidencia de Estados Unidos.

Miles de personas se manifiestan en Barcelona por la unidad de España

La Voz / Agencias

Los participantes en las concentraciones corearon proclamas contra Puigdemont, Trapero o el referendo

Unas 5.500 personas, según la Guardia Urbana, se han concentrado frente a la sede del Gobierno catalán y del Ayuntamiento de Barcelona en favor de la unidad de España y contra el referendo de autodeterminación previsto por la Generalitat para este domingo.

Los manifestantes, que se oponen a la celebración del referendo ilegal convocado por el Ejecutivo encabezado por Puigdemont, se han desplazado por el centro de la Ciudad Condal desde la plaza Urquinaona hasta la plaza Sant Jaume en una marcha en la que exhibieron multitud de banderas españolas, y algunas catalanas y de la Unión Europea, así como banderas con la cruz de Borgoña, de la Legión y alguna con símbolos fascistas como la cruz celta.

Seguir leyendo

Rajoy permanecerá hoy en contacto con el rey, Sánchez y Rivera

El presidente seguirá la jornada del 1-O en su despacho para analizar las medidas a adoptar en función de los acontecimientos

gonzalo bareño

El Gobierno considera que con el desmantelamiento de buena parte de la infraestructura desplegada por los independentistas para celebrar el 1-O y con las medidas policiales que se pondrán en marcha hoy se ha abortado cualquier posibilidad de que lo que ocurra durante la jornada pueda ser considerado un referendo. La preocupación del Ejecutivo se centra en que el día, que se prevé largo, concluya sin incidentes, y en la estrategia a seguir a partir de mañana para normalizar la situación. Algo que depende en buena medida de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dé o no el paso de proclamar la independencia, lo que en Moncloa se consideraría un punto sin retorno.

En ese compás de espera, Mariano Rajoy seguirá hoy los acontecimientos que se produzcan durante la jornada en su despacho del Palacio de la Moncloa, en permanente contacto con el rey Felipe VI, que ha despejado su agenda de actos públicos durante toda la próxima semana para atender de cerca a la evolución de la crisis. Rajoy también mantendrá contacto telefónico directo durante el día con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y con el de Ciudadanos, Albert Rivera, con los que tiene previsto analizar la situación en función de los hechos que se produzcan y compartir información sobre las medidas que sea necesario adoptar en cada caso. Y no está descartada una comparecencia del presidente del Gobierno. Rajoy estará acompañado en la Moncloa por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por el portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, y otros asesores cercanos. También permanecerán en alerta y siguiendo la evolución de la jornada desde sus respectivos despachos el ministro de Interior, Juan Antonio Zoido, y el de Justicia, Rafael Catalá. 

Sánchez pide no participar

A pocas horas de que los independentistas intenten consumar el anunciado referendo ilegal, el socialista Pedro Sánchez hizo una llamada a los catalanes para que no participen «en un proceso que no es democrático» y que, además de ser ilegal, «fractura a la sociedad catalana», al tiempo que pidió al bloque independentista «que abandone la senda de la ilegalidad, que recupere la senda de la legalidad» para comenzar a dialogar «a partir del 2 de octubre», porque «no existe una democracia unilateral, a la carta, y ninguna idea puede estar por encima de la democracia». Pero el líder socialista acusó también al Gobierno de Rajoy de haber cometido «el error» de «abandonar a Cataluña». «Y ha abandonado no solo a los independentistas, sino a los no independentistas», precisó Sánchez, que hizo un llamamiento «a la calma, a la serenidad, al sosiego, para que gane la convivencia mañana [por hoy] en Cataluña».

El secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, admitió su preocupación por la situación, pero espera que la jornada de hoy se desarrolle de forma «festiva» en Cataluña, sin que ocurra «ninguna desgracia» y también que partir del 2 de octubre se busque «una solución política» a este conflicto.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los secesionistas ya rumian el fracaso