Un calvario judicial aguarda al líder del PP

T. N. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Quien suceda a Rajoy deberá afrontar a lo largo de los próximos años una treintena de causas pendientes, incluida la de los papeles de Bárcenas sobre la caja B y el pago de sobresueldos

11 jun 2018 . Actualizado a las 00:00 h.

Una sentencia fue la espoleta que hizo estallar la bomba que ha acabado con la carrera política de Mariano Rajoy. Nueve años han pasado desde que arrancó el caso Gürtel, 3.407 días desde la detención de los cabecillas de la trama por orden del juez Baltasar Garzón hasta que quien es probablemente el político de más larga y completa trayectoria institucional arrojó definitivamente la toalla cuatro días después de haberse convertido en el primer presidente español obligado a abandonar el cargo al prosperar una moción de censura. Si alguien con la demostrada capacidad de resistencia de Rajoy ha acabado sucumbiendo y aplastado por la ola de corrupción que arrastra al PP, nada bueno cabe augurar a quien lo suceda el próximo mes al frente del partido.

Alberto Núñez Feijoo, Dolores de Cospedal o Soraya Sáenz de Santamaría, cualquiera de los tres que sea el elegido o la elegida, se tendrá que enfrentar en los próximos años a un auténtico viacrucis judicial que amenaza con arruinar, como ha hecho con la de Rajoy, la carrera política de quien lo suceda, por mucha voluntad que ponga en el empeño y aunque acceda al cargo con la más resistente armadura. Y es que, pese al estrépito de la sentencia de la Gürtel, se trata solo del comienzo, la punta del iceberg de lo que aún queda por delante. Que es casi todo. Del algo más de medio centenar de causas judiciales abiertas contra dirigentes y cargos del PP por asuntos de corrupción, aún quedan por resolver, pendientes de vista oral, una treintena. Que, además, pueden ser las más dañinas para el partido. En la sentencia de la Gürtel se considera probado que entre el PP y el grupo de Correa se creó «un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local». Pues bien, eso es lo que se examinará en esa treintena de causas en trámite, que auguran un calvario para el PP y para su próximo líder que se prolongará fácilmente durante el próximo lustro. 

caso gürtel

Siete piezas pendientes. La sentencia que ha acabado provocando la dimisión de Rajoy es solo una de las diez piezas en las que ha sido troceada la trama de corrupción institucional promovida por Francisco Correa y su grupo de empresas, que contrataba con Administraciones del PP a cambio de donativos para el partido y comisiones que se llevaban algunos de sus dirigentes y cargos públicos. Las tres causas falladas hasta el momento -Fitur, la de los trajes de Francisco Camps y la de la primera etapa de Gürtel, de 1999 al 2005- son poca cosa comparadas con las que quedan: la segunda etapa de la trama, del 2005 al 2009, así como las piezas por la visita del papa, Orange Market, Ayuntamiento de Jerez y Aena. Pero si algunas tienen carga explosiva suficiente para hacer saltar por los aires el PP, son las dos relacionadas con Luis Bárcenas