Polémica en Roma: 430 euros por dos platos de espagueti

Dos turistas japoneses publicaron la factura en Facebook, que rápidamente se volvió viral


Un ticket con una cifra final: 429 euros con 80 céntimos. Ese fue el precio total que abonaron dos turistas japoneses después de comer dos platos de espagueti en un restaurante próximo al Castillo de Sant Angelo, en Roma

Enfadados, los turistas decidieron publicar en su Facebook el recibo. En él no se aprecia un desglose de los platos, sino que pone «dos platos» y el precio de 349,80 euros. A mayores, y de muto propio, 80 euros en propina a los camareros. 

El menú del restaurante

Los responsables del restaurante afectado quisieron dar su versión de los hechos al ver la magnitud que estaba tomando la noticia. Defienden que los turistas «no solo tomaron espaguetis, sino también el pescado que tenemos fresco. El cliente lo elige en el mostrador», explican. Con todo, en la imagen no se reflejan más que dos platos, uno por comensal. 

Más quejas en TripAdvisor

En la web y aplicación especializada en establecimientos de restauración, TripAdvisor, son varias las quejas alrededor de este restaurante romano. Eso sí, siempre por parte de turistas asiáticos. El usuario Minh Ngoc B subió a la web un ticket con el valor de 433.40 euros. El precio ronda el del resto de restaurantes que ofrecen platos de pescado, aunque sigue siendo llamativo que por una parrillada cobren 315 euros, un importe que si le sumas el políticamente correcto 10 % de propina, ascendería a unos 355 euros. Sobre los pescados también se quejaron otros turistas: «En el menú ponía que costaba 6,5 euros por cada 100 gramos de pescado. Cuando nos trajeron el plato nos dijeron que nos habían puesto 4,8 kilos, cuando en realidad allí habría como mucho dos kilos», señalan en TripAdvisor. 

Las asociaciones de restaurantes, en contra de los sobreprecios a turistas 

«Condenamos firmemente cualquier comportamiento que no se base en la transparencia y la equidad hacia los clientes, y lo que es aún más grave cuando se trata de turistas», expresó el Comisionado de Fipe Roma, Giancarlo Deidda. Explica además que «los hechos sucedidos no son buenos ni para la restauración ni para la ciudad, incluso si se trata de casos aislados», pero «lo que sí tenemos que hacer es aislar a quienes no respeten los principios básicos de la ética empresarial al continuar con episodios que desacreditan nuestro trabajo. Para estas empresas, las puertas de la asociación están cerradas». 

El presidente de esa asociación, Claudio Pica califica como «muy grave» lo que les sucedió a estos turistas japoneses. Además, dice que se trata de un «daño muy grande a la imagen de la mayoría de los restauradores romanos que trabajan diariamente para mantener una calidad y estándares altos en cuanto a productos y servicios». 

Considera que esto es un «comportamiento inaceptable que debe ser regulado». Lanza, además, una pregunta al aire: «¿debería ser considerado un delito penal?».

No es la primera vez que se registra un caso así

No es el primer caso de recibos exorbitantes para turistas. El último fue en un bar de las proximidades de San Pedro: 81 euros por dos hamburguesas y dos capuchinos pagados por un par de brasileños en un viaje al Vaticano. Y para dos cafés en la mesa, en un bar cerca de la Piazza San Silvestro, la cuenta ascendió a 12 euros. 

¿Pagar por entrar a la catedral?

andrea presedo
CATEDRAL DE SANTIAGO
CATEDRAL DE SANTIAGO

La de Santiago de Compostela es la única que no cobra entrada en Galicia. Pero la entrada a otras, como la Sagrada Familia, asciende a 17 euros

Es un debate que todavía sigue abierto al no haber consenso ni a nivel autonómico ni nacional. ¿Se debe cobrar entrada por el acceso a catedrales e iglesias emblemática? Las opiniones son tan diversas como las tarifas establecidas.

En Galicia hay un total de cinco catedrales. De ellas, la de Santiago de Compostela es la única cuyo acceso es gratuito. Aparte quedan los suplementos para ver el pórtico de la Gloria -10 euros la tarifa general, 8 la reducida- o subir a los tejados -cerrados temporalmente por obras-.

Precisamente esta semana la directora de Turismo se pronunciaba al respecto del cobro de entradas, rechazando, al igual que el deán y el arzobispo de Santiago, la posibilidad de crear una tarifa específica por el simple acceso a las instalaciones de Santiago de Compostela. La catedral, opinaba, es la «iglesia de peregrinación del mundo», por lo que «tiene que estar abierta a los peregrinos».

Seguir leyendo

Comentarios

Polémica en Roma: 430 euros por dos platos de espagueti