El AVE a Asturias y País Vasco marca la negociación del presupuesto

El debate sobre las cuentas estatales arranca con Rajoy cerrando in extremis los apoyos de PNV, Ciudadanos y Foro

Tuneladora en Pajares
Tuneladora en Pajares

Redacción

A pesar del retorno con toda crudeza de los casos de corrupción a la actualidad, a pesar de la tensión del debate político con el anuncio de una moción de censura (aún sin candidato ni programa de gobierno alternativo) anunciada por el líder de Podemos, Pablo Iglesias; serán las infraestructuras, y en concreto, las inversiones en el tren de alta velocidad, las que determinarán los apoyos o rechazos al proyecto de presupuestos del Estado presentando por el Ejecutivo de Rajoy y que se debatirá en el Congreso este miércoles y jueves. Rajoy preside un gobierno en minoría y precisa los apoyos de 176 escaños (o al menos 175 para lograr un empate que rechace las enmiendas a la totalidad) sin poder renunciar a uno solo de ellos. Ya han anunciado enmiendas a la totalidad los grupos de PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ERC, PDeCAT, Compromís, EH Bildu y Nueva Canarias. No lo han hecho, y con eso han dejado abierta la posibilidad de un acuerdo, ni Ciudadanos, ni PNV, Coalición Canaria o los socios electorales del PP, Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro (UPN).

En tres de estos casos, el AVE ha resultado crucial para ganarse ese apoyo, o al menos la expectativa de que llegue a concretarse. En el caso del PNV pesan varias cuestiones de calado, desde un acuerdo sobre el cupo vasco a la reiterada exigencia de un cambio en la política penitenciaria con los presos de ETA. También es cierto que el PP permitió con una abstención la aprobación de los presupuestos de la comunidad vasca el pasado mes de abril en lo que fue visto como un acercamiento entre ambas formaciones que tendría su contraprestación en el Congreso. Pero nada más tangible que una buena obra pública y si es de gran tamaño mejor. En el borrador de las cuentas estatales presentadas por el PP se incluye un tramo clave para la conexión del País Vasco con la meseta por el AVE. el trazado entre Venta de Baños y Burgos que, según afirmó el ministro de Fomento Íñigo de la Serna, comenzará a circular en pruebas antes del verano de 2018. Se trata de un punto clave para Euskadi ya que que Burgos servirá de conexión de la futura Y vasca, el AVE que unirá las tres capitales del País Vasco, con el resto de la red de Alta Velocidad. A falta de conocerse qué más podría concretarse en el debate de la próximas jornadas y más adelante para la aprobación de las cuentas, está también la expectativa  de que esa Y vasca reciba fondos para concluirse como está previsto en el año 2023 y estar conectada con el resto de la red estatal.

Dos pactos contradictorios

El AVE, el diseño de la alta velocidad hacia Asturias a través de la variante de Pajares, fue también un punto crucial en los acuerdos que firmó el PP con Foro y Ciudadanos, aunque los contenidos de cada pacto fueran contradictorios entre sí. Con los primeros, el PP firmó un acuerdo de coalición electoral que apostaba por un cambio radical del proyecto diseñado por Fomento en la anterior legislatura, cuando estaba dirigido por la hoy presidenta del Congreso, Ana Pastor. Después de unos meses de titubeos y una amenaza velada de ruptura, Rajoy accedió a las demandas de Foro en una negociación que contó con la participación personal de su fundador y secretario general, Francisco Álvarez Cascos. Fomento cambió sus planes para la variante y anunció un cambio de vía (de ancho ibérico a internacional) que soliviantó al Gobierno asturiano, a IU y a los 17 colectivos sociales que se habían unido para reclamar la apertura pronta de la infraestructura garantizando tanto el tráfico de mercancías como de pasajeros.

Con la tecnología actual, el ancho internacional sólo permitirá el paso de viajeros por los túneles de la variante (Fomento ha anunciado además que abrirá los dos de forma simultánea y no uno como se había proyectado en la pasada legislatura) relegando las mercancías a la antigua rampa decimónica del puerto que recibe en el proyecto de los presupuestos un fondo de 145 millones de euros para su remodelación. El problema es que esa obra requiere la adaptación de sus 63 túneles a los requisitos de la última normativa europea, aprobada en 2015, y que exige una obra costosa y llena de dificultades técnicas para la ampliación del gálibo. Varios expertos han puesto en duda que las obras sean compatibles con el tráfico de mercancías. Pese a todo el cambio fue ratificado por Fomento y con la promesa de que tratarían de respetarse al máximo los plazos previstos para su apertura, en el año 2019. Pero son promesas que el Gobierno asturiano no cree verosímiles y entre las modificaciones y nuevas redacciones de los proyectos, han denunciado que la inauguración podría posponerse, al menos cuatro años más, hasta 2021.

Foro recibió satisfacción en este punto aunque no dio por cerrado su apoyo integral a las cuentas, unas en las que la caída en la inversión estatal hacia Asturias es del 31%, una de las mayores entre todas las comunidades; y su presidenta Cristina Coto recordaba aún este martes que siguen abiertos al diálogo para tratar de incrementarlas. Pero el respaldo de Foro a los presupuestos se da casi por seguro.

Sucede lo mismo con Ciudadanos, que no tiene uno sino 32 escaños en el Congreso, y que, pese a todo, a salido mucho peor parado en su negociación con el Gobierno en lo que a la variante de Pajares se refiere. Los naranjas cerraron un acuerdo de investidura con Rajoy con una serie de puntos entre los que se incluía el inicio de la circulación de los trenes en los plazos previstos (que en este caso se referían al anuncio de Pastor de comenzarlos ya en diciembre de 2017) y con un diseño de tráfico mixto, para pasajeros y mercancías. El diputado asturiano y vicepresidente primero de la Mesa del Congreso, Ignacio Prendes, amagó con llevar más allá de las palabras su descontento pero se quedó en amago.

El pasado 26 de abril, Prendes afirmó que las modificaciones anunciadas por Fomento hacían «añicos ese compromiso» y relegaban «la Variante, una vez más, a un limbo temporal. Lo que representa un absoluto desprecio por los intereses y la opinión mayoritaria de la sociedad asturiana». El diputado afirmó además que su grupo reclamaría los informes de Rentabilidad Económica y Financiera con los que trabaja el Ministerio de Fomento y que «exigirá con urgencia cuántos informes técnicos avalen este nuevo bandazo en la planificación del Ministerio, ya que si el cambio de trazado es una nueva ocurrencia de Fomento, es malo, pero si se trata de ceder a un capricho del señor Cascos, es aún peor».

Pese a todo, fuentes de la formación naranja, indicaron que si bien esta modificación de la obra suponía un importante obstáculo para la negociación de los presupuestos generales del Estado y que sería más difícil cerrar un acuerdo; en modo alguno daban por rotas las conversaciones. Parece que, por el lado naranja, el acuerdo con el PP también es lo suficientemente estable.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El AVE a Asturias y País Vasco marca la negociación del presupuesto