La campaña contra la estatua de Woody Allen llega al Washington Post

F. Sotomonte REDACCION

ASTURIAS

Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo.Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo
Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo

El diario se hace eco de la petición de la Plataforma Feminista d'Asturies para que Oviedo retire el bronce del director

23 ene 2018 . Actualizado a las 20:45 h.

El eco de la campaña para pedir la retirada de la estatua de Woody Allen en Oviedo, una iniciativa surgida de la Plataforma Feminista d'Asturies que anunció que llevará esta semana de manera formal su propuesta ante el Consejo de Igualad de la ciudad, ha llegado hasta el diario The Washington Post que ha publicado una información en la que describe el idilio del cineasta con la capital asturiana comparándolo con el de su Nueva york natal y en la que señala que el colectivo feminista reclama la supresión del bronce por considerar al cineasta «un abusador y un pervertido».

El artículo relata que que el afecto de Allen por Nueva York es bien conocido y que es escenario más que frecuente en sus películas, «pero a lo largo de los años ha homenajeado a otras ciudades también. El director ha pasado varias semanas en la ciudad de Oviedo, en el norte de España». El artículo recuerda que el cineasta eligió algunas localizaciones asturianas para su película «Vicky, Cristina, Barcelona» aunque confunde algo los tiempos y sostiene que la ciudad «le devolvió el favor» concediéndole el premio Príncipe de Asturias de las Artes. Fue después de que se le entregara el galardón en el Teatro Campoamor y a raíz de sus comentarios elogiosos sobre la ciudad --que describió como «un cuento de hadas»-- cuando el consistorio aprobó erigirle la estatua, desde entonces uno de los puntos de referencia para los turistas que acuden a Oviedo.

Sin embargo, The Washington Post señala como, después de revivir las denuncias de acoso defendidas durante años por su exesposa Mia Farrow y su hija adoptiva Dylan Farrow-- la estatua se ha convertido en objeto de polémica después de que el colectivo feminista reclamara que se se retirara. «Dylan Farrow y su hermano Ronan Farrow han pedido a los actores y actrices que no acepten papeles en las películas de Allen, una campaña que ha despegado gracias al movimiento #MeToo. Varios actores, incluyendo a Greta Gerwig, Ellen Page, Colin Firth, Mira Sorvino, Natalie Portman y Reese Witherspoon, han dicho que creen a Dylan Farrow y que no trabajarán de nuevo con Allen. Otros, entre ellos Rebecca Hall y Timothee Chalament, han donado los salarios obtenidos tras trabajar en películas de Allen a campañas contra el acoso sexual», señala el periódico.