La maquinaria electoral arranca con la vista en unas primarias aguadas

El fortalecimiento de los liderazgos internos marca el inicio de la preparación de las listas para la campaña a la presidencia de Asturias

Un trabajador mueve varias urnas en los talleres municipales de donde salen las urnas hacia los colegios electorales.
Un trabajador mueve varias urnas en los talleres municipales de donde salen las urnas hacia los colegios electorales.

Redaccion

En otoño, o quizá incluso a la vuelta del verano, comenzarán a caer uno a uno los procesos de definición de candidaturas a la presidencia de Asturias de los partidos que concurren a las elecciones del Principado. Los hay que tienen la vista a corto plazo sobre un horizonte de primarias y otros en los que el señalamiento de cada cabeza de lista es con un dedo jerárquico; en todos los casos la competición de candidaturas podría ser menos apretadas de lo que podría pensarse unos meses atrás.

En la FSA, en la campaña de las primarias a la Secretaría General, Adrián Barbón afirmó y reafirmó que se concentraría en el cargo orgánico y sería otro el que pusiera el rostro en el cartel; pero con el enquistamiento de la querella interna el lider máximo en persona, Pedro Sánchez señaló en Oviedo a Barbón el camino a asumir él la cabeza de lista y cortar la concreción de una alternativa crítica. Aún incipiente y aún sin una sola cabeza, asomando las de Guillermo Martínez en Presidencia y Fernando Lastra desde Infraestructuras, el sector que perdió la batalla en las primarias estatales plantaría batalla a un candidato sanchista pero no le salen todas las cuentas contra el propio secretario general. En este corriente se debaten aún todavía entre la pulsión de no entregarse sin más y la estrategia de dejar toda la capacidad electoral en manos de los mayoritarios pero exigirles todas las responsabilidades si el resultado no acompaña. Si Barbón se desdice de su promesa para priorizar la fortaleza ganará en cohesión pero las primarias serán ya una carrera sin misterio o intriga.

Distinto totalmente es el caso del PP donde las primarias nunca han pasado de ser vistas como algo exótico que se mira con escepticismo. Mercedes Fernándes se impuso en el modelo de doble vuelta, en el que se eligen primero unos compromisarios y estos a su vez la presidencia, y esa votación se impuso, además, con potencia a la resistencia de Avilés, encarnada por Carmen Maniega. Cherines se ha pasado meses diciendo que no están decididas ni la candidatura autonómica ni las municipales, pero con el control asumido por una gestora en Avilés, Gijón dominado y por fin el camino abierto en Oviedo tras el descarte de Agustín Iglesias Caunedo, la presidenta del PP está lista para asumir la cabeza del cartel conservador sin contestación.

Están previstas por los estatutos en Foro las primarias, el partido fundado por Francisco Álvarez-Cascos se prepara para unas elecciones en las que tratará de resistir en los concejos casi de todo abandonada la idea de concurrir junto a los populares. Queda la incógnita de si Carmen Moriyón, que ya cumple dos mandatos en Gijón, daría un paso a la lista autonómica. La presidenta del partido, Cristina Coto, señaló a La Voz de Asturias que «n una reciente comisión directiva acordamos abordar ese debate en el otoño» y sobre la candidatura de Moriyón afirmó que «esa pregunta tiene que responderla ella. Y ella, igual que yo, que todos los que formamos Foro, creemos en nuestros estatutos así que serán los afiliados quienes decidan qué personas van a encabezar las candidaturas».

En Podemos no hay fecha aún para las primarias; en plena negoación presupuestaria tuvieron lugar las que afianzaron a Daniel Ripa en la Secretaría General. El también diputado señaló que actual portavoz, Emilio León «es la persona idónea para ser presidente de Asturias, probablemente es el parlamentario más inteligente que hay aquí y que tiene la visión más clara de cómo afrontar otro modelo de gobierno. Y el trabajo que ha hecho en estos tres años refuerza también esa impresión. Sería una fantástica noticia que él quisiese repetir».

Los morados e IU podrán buscar caminos conjuntos en otros lugares pero probablemente no en Asturias. Ambas formaciones se mostraron abiertas a permitir alianzas locales (con Langreo o Avilés como ejemplos) pero no de forma generalizada y no desde luego para las elecciones a la Junta General. En ellas ha manifestado su decisión de repetir, si lo deciden los afialiados, el actual portavoz Gaspar Llamazares, «No voy a dejarlo. Estaré en uno u otro lugar, donde me toque; la realidad del país no me lleva a la depresión, ni a la decepción, sino a una cierta indignación y a la iniciativa política, y lo voy a seguir haciendo con la misma intensidad que en los últimos años», señaló el diputado quien indicó que la coalición conocía su «disponibilidad». No así, insistió Llamazares para repetir la alianza de Unidos Podemos en el que aprecia «ese modelo gestual, cada vez más radicalizado, más retórico con lo que es mi tradición de izquierda seria, de diálogo y de acuerdo».

También Ciudadanos tiene en sus estatutos fijado el proceso de primarias pero todas sus señales apuntan a que el hoy vicesecretario en la mesa del Congreso de los Diputados, Ignacio Prendes, regrese como cara visible de sus carteles. En el ámbito orgánico ya se dio el paso de que asumiera la portavocía, que en la denominación que dan los naranjas a los liderazgos regionales en su organización, en Asturias meses atrás. En todo caso, Prendes señaló que «queda todavía mucho tiempo y mucho trabajo por hacer y no queremos que nos distraiga de lo que tenemos que hacer ahora que es un programa sólido» y que «yo no voy a ser una distracción en ese sentido». Pero en todos y cada uno de los partidos, la tendencia es al fortalecimiento de una candidatura establecida para asistir a la votación. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La maquinaria electoral arranca con la vista en unas primarias aguadas