Una ciudad jardín minera a las afueras de Mieres

El poblado de Bustiello muestra la vida de esta pequeña población diseñada exclusivamente para los trabajadores del carbón

Poblado minero de Bustiello
Poblado minero de Bustiello

Redacción

La mina ha sido, durante muchos años, la principal actividad económica de Asturias. Con el paso de los años las explotaciones que han ido cerrado se han visto obligadas a reinventarse, pasando del sector primario al sector terciario: Algunas de ellas, como el Pozo de Sotón o la Mina de Arnao son hoy museos que muestran el día a día de este duro oficio. Pero, ¿cómo era la vida de los mineros más allá de su trabajo? El Poblado Minero de Bustiello, en su día ocupado por trabajadores de la Sociedad Hullera Española, se mantiene en pie en la actualidad y se ha reconvertido en un lugar de obligada visita, que ofrece a sus visitantes una experiencia en primera persona.

En una vega ubicada junto al río Aller, en Mieres, la Sociedad Hullera Española, presidida por el Marqués de Comillas, Claudio López Bru levantó, entre 1890 y 1925 este poblado minero que responde al modelo de ciudad jardín. El acceso se realiza a través de un puente después del cual se abre la pequeña urbe coronada por la iglesia, su edificio central. Esta construción fue pionera en su época, dado que fue la única en llevarse a cabo. Por ello, en octubre del pasado año, fue declarado Bien de Interés Cultural. El principal objetivo de este lugar era dar cobijo a empresarios y trabajadores de la sociedad, ofreciéndoles los servicios necesarios para evitarles desplazamientos. El poblado se encuentra dividido en tres niveles, según las zonas y el destino de los edificios.

Nivel inferior: viviendas de mineros

Junto a la orilla del río se levantan 20 pequeñas casas destinadas a los mineros y sus familias. Dispuestas en cocina, salón, baño y dos habitaciones, incluyen también una pequeña zona ajardinada privada.

Nivel intermedio: viviendas de ingenieros

Las viviendas de los ingenieros se caracterizan por sus diseños elegantes. Al contrario de las líneas sencillas de las viviendas de los obreros, sus diseños son más elaborados. Estas viviendas son en total dos: Chalet Moreno, vivienda del ingeniero jefe, y chalet San Isidro, donde se encuentra actualmente la sede del Centro de Interpretación.

Interior del centro de interpretación
Interior del centro de interpretación

Este pequeño museo supone un espacio dinamizador a través del cual y mediante una exposición permanente puede apreciarse el pasado industrial de la región y, en concreto, de la cuenca minera. En ella se expone ordenadamente la importancia geológica e industrial de la cuenca minera, así como la red de firmas empresariales del Marqués de Comillas, así como las características del poblado desde la perspectiva histórica, artística y patrimonial.

Nivel superior: edificios comunes

La iglesia, de estilo neorrománico, es el corazón del poblado y el primer edificio construido. Fue proyectada y construida por personal de la empresa. En su interior conserva un retablo de madera en el que aparecen imágenes de las actividades económicas en las que participa el marqués de decorado con imágenes alegóricas de las actividades económicas en las que participa el marqués de Comillas.

Centro de Interpretación del Poblado Minero de Bustiello
Centro de Interpretación del Poblado Minero de Bustiello

El casino es, a día de hoy, de propiedad privada, pero en su momento fue la sede del Círculo Obrero Católico. En la planta baja se encontraba la biblioteca, el salón de actos y las aulas. La primera planta se reservaba para la vivienda del encargado.

La escuela de niños estaba dirigida por los Hermanos de la Salle, que residían en la primera planta de este mismo edificio. En la planta baja se situaban las tres aulas destinadas a impartir clase a los hijos de los mineros.

De estilo modernista, el sanatorio está constituido por un pabellón central, dos laterales y uno posterior. Más tarde, a ambos lados del edificio, se levantaron la farmacia y la escuela de niñas.

Información de interés

Para la realización de visitas guiadas al poblado y al centro de interpretación es necesario reservar previamente. El horario de apertura de septiembre a junio es: sábados de 10.30 a 13.30  horas y de 16:30 a 18.30. Domingos y festivos, de 11.00 a 13.30 horas En julio y agosto, de miércoles a domingo de 11.00 a 14.30 horas y de 16.00 a 18.30 horas. Lunes y martes cerrado (salvo festivos).

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

25 votos
Comentarios

Una ciudad jardín minera a las afueras de Mieres