Así daba órdenes Villa al contable del SOMA: «Tú paga y chitón»

Juan Cigales responde que siempre tenía que consultar con el exlíder sindical todo lo que hacía. «Tú no te preocupes, ocúpate de que llegue el dinero y calla», era la frase que le transmitían. Llegó a juntar bolsas de factura para pagar

.Juan Cigales, excontable del SOMA-UGT y del Infide, fotografía con el móvil a los periodistas a su llegada hoy a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo donde ha sido citado como testigo.
Juan Cigales, excontable del SOMA-UGT y del Infide, fotografía con el móvil a los periodistas a su llegada hoy a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo donde ha sido citado como testigo.

Redacción

El excontable del SOMA-UGT Juan Cigales ha declarado en la tercera sesión de la vista oral del juicio que se sigue contra el exsecretario general José Ángel Fernández Villa, que él personalmente no tenía capacidad decisoria alguna en las cuentas y que este le decía: «Tú paga y chitón». En declaración como testigo, Cigales ha afirmado que él «siempre tenía que preguntar» e incluso ha relatado que una vez que le transmitió a Villa que estaba «agobiado» de trabajo, él le respondió que «si no estaba contento, que se lo dijera, porque tenía una cola de gente de ahí a la Felguera».

Cigales ha descartado que tuviera cualquier relación en un posible desfase de las cuentas. «Yo siempre tenía que preguntar. Haz esto o haz lo otro, me decían», ha asegurado, rechazando así la responsabilidad que descargaban sobre él tanto Villa como el coacusado Pedro Castillejo, en la sesión del pasado jueves.

Detalles y anécdotas

El excontable ha especificado que él empezó a llevar la contabilidad del SOMA-UGT a partir del año 2001 y que la única indicación que recibió era la de pagar tras comprobar las facturas que le entregaban, fueran «de José Ángel o de cualquier otro miembro. Era un control de ingresos y gastos, más que de la contabilidad», ha manifestado. Juan Cigales ha reconocido que llevaba personalmente «las cuestiones domésticas de Villa, como él las llamaba». «Yo iba al despacho y le entregaba a veces un sobre, a veces una bolsa. Había gastos de gasolina, prensa. Había mogollón. Yo lo juntaba todo y rellenaba una hoja de cálculo y la firmaba él. Yo pagaba», ha reiterado.

El testigo ha ratificado que los únicos pagos que, tras ser adelantados por el sindicato reintegró Villa, correspondían al pago del viaje de sus hijos a Madrid cuando recibió la medalla de oro, así como un ordenador que le había comprado a la hija; pagos que se hicieron «en mano». El ex contable ha corroborado igualmente que «tiene constancia de las transferencias de Hunosa a una cuenta bancaria a nombre del SOMA-UGT», pero ha dicho que desconocía su destino. «Tú no te preocupes, ocúpate de que llegue el dinero y calla», era la frase que le transmitían cada vez que preguntaba si apreciaba la existencia de alguna situación anómala, pero no ha podido recordar «qué persona» se lo dijo.

El testigo ha relatado que, en una ocasión, el acusado Pedro Castillejo le recomendó que, ante la existencia de un desfase detectado en las cuentas, firmara un papel diciendo que «lo que faltaba se había extraviado», pero él rechazó esta idea. La pérdida de las tarjetas era «el pan de cada día» en el caso de Villa y «cada dos por tres tenía un teléfono que se escacharraba», ha comentado durante su declaración ante el tribunal de la Sección Tercera.

Juan Cigales ha afirmado que ha apreciado un cambio en el estado mental del exsecretario general del SOMA-UGT, que llegó a comentar con otros compañeros, a los que les decía: «Parece que está como ido, pero ellos me decían que sería para mí porque cuando subía a la Ejecutiva nos pone a parir», ha añadido.

Más testimonios

La testifical del excontable ha dado paso al testimonio de Antonio Deusa Pedrazo, exsecretario general estatal de FIAT-UGT, con el que se ha cerrado la sesión de la jornada de hoy, por lo que el juicio se reanudará el próximo lunes, día 2 de julio, con la declaración, entre otros, de José Antonio Postigo, expresidente del Montepío de la Minería.

Los últimos misiles de Villa

Raúl Álvarez
.El ex secretario general del SOMA-UGT José Ángel Fernández Villa (2i), a su llegada a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo para enfrentarse al juicio por un presunto delito de apropiación indebida de fondos del sindicato, por el que la Fiscalía pide una pena de cinco años de cárcel
El ex secretario general del SOMA-UGT José Ángel Fernández Villa (2i), a su llegada a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo para enfrentarse al juicio por un presunto delito de apropiación indebida de fondos del sindicato, por el que la Fiscalía pide una pena de cinco años de cárcel

Afirma que la aseguradora Caser pagaba los móviles de la directiva del SOMA. Dice que el sindicato puso a su nombre un Mitsubishi para ahorrarse el IVA de los discapacitados. Añade que su secretaria sabía imitar su firma y que le robaron ocho veces su tarjeta de crédito.

Hay dos juicios en marcha alrededor de José Ángel Fernández Villa. El primero, el del sistema de justicia con todas las garantías de un estado de derecho, echó a andar ayer con su declaración ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias. A Villa y al antiguo gerente de la Fundación Infide, ligada al SOMA, se les acusa de apropiarse indebidamente durante años de fondos del sindicato, según una denuncia promovida por la dirección que le relevó en la sede langreana de la plaza de La Salve. El segundo se libra ante la opinión pública y tiene que ver con el estado de salud del histórico dirigente minero. Si es culpable o inocente lo decidirán los jueces. Si está tan enfermo como afirma su defensa, no entiende lo que le sucede y no debería sentarse en el banquillo es, sin embargo, materia de especulaciones en los cenáculos políticos, sindicales, empresariales y periodísticos de Asturias desde el año 2014, cuando se conoció que Villa se había acogido a la amnistía fiscal del 2012 y se rompió el aura de respeto y temor que siempre le había rodeado. La cuestión sigue sin resolverse después de tres cuartos de hora de declaración interrumpidos por una pausa.

Seguir leyendo

Valora este artículo

3 votos
Tags
Comentarios

Así daba órdenes Villa al contable del SOMA: «Tú paga y chitón»