Un libro de texto define al asturiano como un dialecto que «nunca logró convertirse en lengua»

Luis Ordóñez
L. Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

Un libro de texto de Edelvives define el asturiano como un dialecto del castellano.
Un libro de texto de Edelvives define el asturiano como un dialecto del castellano.

El tomo de la editorial Edelvives para alumnos de primer curso de bachillerato también afirma que la llingua se caracteriza por «falta de unidad»

11 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Son relativamente frecuentes, tanto que han llegado hasta el Senado y también hasta la Junta General, las interpretaciones sui generis de la historia o la lengua asturiana que hacen las diversas editoriales que publican los libros de texto con los que se impartirán las asignaturas en las escuelas. En algunos casos con meteduras de pata de lo más groseras. En el caso del tomo dedicado a «Lengua castellana y literatura» de la editorial Edelvives para el primer curso de bachillerato se afirma que la lengua asturiana es un dialecto del castellano que integra en el grupo del asturleonés como «variedad diatópica» se forma similar al murciano, el riojano, el andaluz o el extremeño.

En concreto, el libro de Edelvives afirma que tanto el asturleonés como el aragonés «experimentan la fuerza centrípeta del castellano (del que tienen una gran influencia) en el momento de imposición cultural y política de Castilla por lo que nunca lograron convertirse en lenguas». También señala que «los límites del leonés son bastante imprecisos, hasta el punto de que existen zonas influidas por el gallego. Actualmente se extiende por Asturias, el oeste de Santander, el norte y el oeste de León, el oeste de Zamora y Salamanca y parte de Cáceres. El bable es considerado una variente del leonés».

En otro de sus párrafos señala que tanto el aragonés como el asturleonés (nunca llega a referirse al asturiano) se caracterizan por «el conservadurismo (con gran presencia de rasgos arcaizantes)  y su falta de unidad».