«No somos el top manta del turismo asturiano»

Nace la primera Asociación de Propietarios de Pisos Turísticos del Principado para defender sus intereses


Redacción

«En el edificio en el que yo vivo hay una academia de idiomas, dos despachos de abogados, un estudio de arquitectos, una consulta de un psicólogo, un piso de estudiantes... Pero resulta que el único que pretenden que pida permisa es el dueño de un piso de alquiler turístico». El que se lamenta de este modo es Manuel Herminio García, el presidente de la recién creada Asociación Asturiana de Titulares de Viviendas Turísticas. Se trata de la primera asociación empresarial del Principado que aglutina al sector. García explica que los únicos que no han tenido voz hasta el momento son, precisamente, los más interesados: los propietarios y titulares de esta nueva modalidad de alojamiento. Recuerda que su actividad es totalmente legal, regulada y sometida a inspecciones. No entiende el acoso al que están siendo sometidos desde muchos colectivos y tampoco la restricción normativa que quieren aplicarles, exigiéndoles que la comunidad de vecino dé el visto bueno a su actividad. «¿Por qué mi piso sí y la academia de idiomas o el despacho de abogados no? No somos el top manta del turismo asturiano», argumenta.

García sabe de lo que habla por un doble motivo. En primer lugar, porque él es el dueño de un piso del alquiler turísticos. Pero, además, porque ha defendido los intereses de otros propietarios que no han conseguido la autorización del Ayuntamiento de Oviedo, debido a las restricciones que plantea el planeamiento urbanístico de la ciudad, que solo autoriza la apertura de alojamientos en bajos y primeros pisos. Estos casos se han ganado en los tribunales en primer instancia pero han sido recurridos por la Administración local y están a la espera de nuevas sentencias.

Junto a Manuel Herminio García, en la junta directiva de la  Asociación Asturiana de Titulares de Viviendas Turísticas también va a haber colegas de Llanes, Ribadesella, Siero, Noreña, Tapia de Casariego, Oviedo y Gijón. La condición obligada es ser propietario o titular. Los titulares no son dueños del inmueble pero sí promotores del negocio, los que explotan la propiedad de tercero de manera autorizada. La asociación es un colectivo sin ánimo de lucro para tener una voz única en todos aquellos foros en los que se está debatiendo su futuro.

Uno de los temas que más les preocupa es la propuesta de incluir la actividad dentro de la Ley de Propiedad Horizontal, para exigir el requisito de que las comunidades de vecinos tengan que dar el visto bueno a la actividad. Es algo que a los impulsores de la asociación no pueden comprender. «El resto de actividades que generan seis veces más tránsito no tienen que hablar con el resto de vecinos y nosotros sí», se sorprende García. 

Hasta ahora han hablado todos menos ellos. Su intención es que esto cambie. El presidente del colectivo explica que muchos empresarios de pisos turísticos son familias con una segunda propiedad, comprada como inversión o simplemente como segunda residencia. Algunos se han metido en el negocio del alquiler para poder sufragar gastos, mientras que otros lo hace por negocio. Pero lamenta que se esté intentando dar una imagen negativa de especuladores, cuando su actividad entra del terreno del alojamiento turístico. De hecho, otro de sus objetivos es promover la calidad del servicio que prestan. 

«Ha habido mucha opacidad. Es como la estrategia de Goebbels. Una mentira repetida 10 vecesno se convierte en verdad. Lo único que han tratado ha sido de dañarnos con falsedades», afirma.

El Gobierno quiere meter mano al «batiburrillo» de los alquileres turísticos

Susana D. Machargo
Unos turistas consultan un plano de Oviedo en la calle Uría.Unos turistas consultan un plano de Oviedo en la calle Uría
Unos turistas consultan un plano de Oviedo en la calle Uría

La ministra Maroto reconoce que hay que buscar alternativas al caos normativo. Asturias es de las pocas regiones que no marca estancia máxima y que prohibe la residencia fija

Si Pedro Sánchez cumple su intención de agotar el mandato, el Gobierno central tendrá tiempo a meter mano al descontrol normativo existente en un negocio tan nuevo como polémico: los alquileres turísticos. Hay 17 normativas en vigor. Una por comunidad autónoma. Cada una con sus peculiaridades. Aunque es competencia de los gobiernos regionales, el actual Ejecutivo del PSOE es consciente de los problemas que se avecinan y ya piensa cómo arreglarlos. La ministra del ramo Reyes Maroto ha reconocido que existe «un batiburrillo de decretos» y que su intención inmediata es «establecer, al menos, unas reglas de juego». Asturias tiene en vigor, desde agosto de 2016, su propia legislación. Es una de las pocas que no marca estancia máxima y que no permite compatibilizar el alquiler turístico con la residencia estable. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

«No somos el top manta del turismo asturiano»