Asturias presiona a las eléctricas para evitar los «apagones masivos»

Los partidos políticos y los alcaldes se suman al llamamiento del Principado para que las compañías cumplan la ley y mejoren el mantenimiento de tendidos y torres de alta tensión. 4.600 hogares siguen sin luz

Una torre eléctrica rota, en San Martín de Teverga
Una torre eléctrica rota, en San Martín de Teverga

¿Cómo es posible que a las primeras de cambio, con el primer temporal del invierno, 15.000 asturianos se hayan quedado sin luz y teléfono? La pregunta ha sobrevolado el Principado desde que, solo unas horas después de que el domingo comenzara a nevar, el suministro eléctrico se fuera en grandes zonas del suroccidente, de los valles del Oso y del alto Aller. Este apagón masivo no es nada nuevo. Con los temporales del invierno pasado las caídas en la red se sucedieron. La solución es, después, complicada. Se caen torres de alta tensión o tendidos, los accesos están cortados por la nieve y los técnicos de las empresas no pueden acceder hasta los puntos críticos durante días. Entonces, es necesario la intervención del Ejército, a través de la Unidad de Emergencias (UME), o esperar a que la meteorología cambie y la nieve se funda. La mesa de coordinación que se monta en el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA), en la que también se sientan representantes de las eléctricas no tiene más alternativas. El número afectados por el temporal en Asturias que ha implicado la ausencia de suministro eléctrico se ha reducido a 4.679, según la última información de madrugada hecha pública por el 112 Asturias.

No es algo que solo pase en Asturias. El presidente de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Ignacio García Palacios, explica que la situación se repite en las autonomías vecinas, como Galicia o Cantabria. Pero no por generalizado es aceptable. García Palacios lamenta que las autoridades «solo se acuerden de Santa Bárbara cuando truena» y reclama un mejor seguimiento a lo largo de todo el año. García Palacios, que es el regidor de Navia, señala que los incidentes se multiplican en todas las estaciones a lo largo de todo el Principado, en el interior por las nevadas y en los municipios costeros como el suyo por el viento. Las compañías, menciona, suelen subcontratar las tareas de poda, pero a la vista de los hechos parece insuficiente. En esta ocasión, se añade, que la nevada se ha adelantado, por lo que la tarea no había concluido. 

Las dos eléctricas más afectadas en Asturias son aquellas con un mayor volumen de clientela. Por orden, la primera es EDP. En el peor momento, del temporal, tuvo a más de 10.000 clientes sin servicio. La siguiente, Viesgo. En su caso, el número de afectados rozó los 5.000. Esas fueron las cifras iniciales que han ido bajando muy poco a poco. Las pésimas condiciones meteorológicas y la gran cantidad de nieve a dificultado la tarea e, incluso, ha obligado a llamar a la UME.

Primera voz de alarma

El domingo el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, ya dio el primer toque de atención. No se puede consentir que 15.000 asturianos se queden sin luz con una nevada de unas horas, aunque más intensa de la que cabía esperar en un principio. Así que el Gobierno asturiano abrirá una investigación para ver si las compañías están cumplimiento con la ley en vigor que marca cómo deben hacerse las tareas de mantenimiento de la red y la distancia de seguridad exigible, por ejemplo, entre las masas arbóreas y los tendidos. Ayer, lunes, se sumaron a su argumento el secretario general de la FSA, Adrián Barbón; el portavoz del PSOE en la Junta General, Marcelino Marcos Líndez; y el portavoz de IU, Gaspar Llamazares. Todos intervinieron en la misma línea. Se solidarizaron con los clientes, que pagan su factura como el resto, y que sufren los cortes durante días. Exigieron a las eléctricas un mejor mantenimiento.

Lo saben bien los alcaldes, que son los que están sobre el terreno, y los que conocen personalmente a los vecinos que sufren los cortes. El presidente de la FACC coincide con el Ejecutivo regional en el que es necesario exigir a las compañías que extremen las labores de mantenimiento y que cumplan a rajatabla con la normativa vigente, sobre todo en líneas de alta tensión. «En las líneas de baja tensión es más difícil evitar incidentes. Pero en las de alta tensión es diferente. Se cae una torre y afecta a territorios muy amplios», lamenta.

Afecta a viviendas pero también a la industria. El presidente de la FACC recuerda que hay negocios en los territorios que sufren el apagón y que pueden registrar pérdidas por esa caída de la red. Lo mismo pasa en las casas particulares. No se trata de que las familias vean la televisión, está también la calefacción y, en algunos casos, el agua caliente. Pone otro ejemplo más concreto, habitual en la zona rural: los arcones. Los grandes congeladores con el suministro de carne de la matanza, con terneros o cerdos despiezados, quedan sin suministro, pierden la cadena de frío y generan un desastre para las economías familiares que tienen que tirar toda la comida. 

Los partidos

El secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA), Adrián Barbón, es el menos beligerante. Se suma a las exigencias del Ejecutivo regional para que las empresas eléctricas se vuelquen para restablecer la normalidad del servicio y para que cumplan con sus obligaciones. Reconocido que la intervención de la UME es necesaria y que los efectivos del SEPA han trabajado de manera incansable para paliar los efectos de una tormenta de una virulencia poco esperada.

El portavoz socialista en la Junta General, Marcelino Marcos, y exalcalde de Tineo se pregunta por qué las empresas no habilitan los recursos humanos y materiales suficientes para prever situaciones como esta «en pleno siglo XXI». Marcos, que celebra que el Gobierno regional haya anunciado que investigará esta circunstancia, subraya que las compañías tienen la responsabilidad de prever estas situaciones que afectan a zonas rurales y despobladas «y no mirar sólo los beneficios», informa Efe.

En la misma línea se expresa Gaspar Llamazares. El portavoz de IU admite que la intensidad de los fenómenos meteorológicos muchas veces es impredecible y más cuando se produce en fechas tan tempranas. Pero matiza que sus efectos «sí son prevenibles». Cree que hay que emplazar a las empresas a «darse prisa» para restablecer el servicio y que esta situación no se repita «cuando lleguen los verdaderos temporales».

Por su parte, Enrique López, de Podemos, señala que «hay cosas imposibles de evitar y otras de las que se debería tomar nota para que no se repitan, a la vez que agradece el trabajo de los Servicios de Emergencia, que funcionan «perfectamente» pese a los problemas que sufren, por ejemplo, las brigadas de conservación de carreteras «por las privatizaciones y la maquinaría obsoleta».

Para la presidenta regional del PP, Mercedes Fernández, en circunstancias como estas su partido opta siempre por «arrimar el hombro» y ponerse «a disposición» del Gobierno regional sin hacer política con situaciones derivadas de incendios o catástrofes.

Por su parte, Foro anuncia que interpelará al Gobierno para que explique la situación real de las carreteras asturianas en cuanto a mantenimiento y conservación y el estado de la maquinaria que forma parte del parque móvil del Principado y criticado «la falta de previsión y el pasotismo del Ejecutivo que provoca el aislamiento de Asturias ya con las primeras nevadas».

¿Cuándo fue la última vez que cuajó la nieve en Gijón?

E. G.
Fotografía del ahora puerto deportivo de Gijón, con Cimavilla al fondo, de enero de 1985
Fotografía del ahora puerto deportivo de Gijón, con Cimavilla al fondo, de enero de 1985

Hay que remontarse a los años 80: la ola de frío de enero de 1985 dejó un inusual e histórico paisaje nevado en la ciudad

En Gijón, como ciudad costera a pocos metros sobre el nivel del mar, los paisajes nevados que dejan prácticamente incomunicada a Asturias en cada ola de frío invernal ni son habituales ni duran demasiado. Pese a que en estos últimos años han sido varias las ocasiones en las que ha nevado ligeramente y se han podido ver finos mantos de nieve, por ejemplo sobre las playas y sobre todo en la zona rural, habría que remontarse a la década de los 80 del siglo pasado para recordar aquellos días en lo que la nieve realmente cuajó en las calles del casco urbano de Gijón.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Asturias presiona a las eléctricas para evitar los «apagones masivos»