La cumbre de presidentes con Industria por Alcoa se pospone

El encuentro de Javier Fernández y Alberto Núñez Feijoo con Reyes Maroto se aplaza a la primera semana de noviembre por problemas de agenda

El presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández (i), y el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se reúnen en Oviedo
El presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández (i), y el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, se reúnen en Oviedo

Redaccion

Del encuentro celebrado en Oviedo, la misma tarde que en el Campoamor se entregaban los premios Princesa de Asturias, entre el presidente del Principado, Javier Fernández y el gallego Alberto Núñez Feijoo, salió un compromiso de actuación coordinada de ambos ejecutivos autonómicos que debía concretarse además en reuniones con miembros del Gobierno central. Sin embargo la cita de Fernández y Feijoo con los responsables del Ministerio de Industria (aquella semana Reyes Maroto tenía fijado un viaje a China) tendrá que posponerse. Aunque Asturias tenia previsto que se celebrase mañana, miércoles, problemas de agenda del resto de asistentes han obligado a posponerlo a la primera semana de noviembre.

Además, los grupos de Podemos, PP y Foro acordaron ayer lunes en la junta de portavoces del parlamento asturiano fijar un pleno este viernes con preguntas al presidente con lo que Javier Fernández tendrá que acudir al hemiciclo. La fecha más probable para la reunión de los presidentes autonómicos con Industria será el próximo 8 de noviembre.

Los objetivos de los gobiernos de Asturias y Galicia pasan por exigir al Ejecutivo central una actuación que permita que la empresa revierta su decisión de cerrar las factorías de Avilés y A Coruña para lo que han propuesto que se fije un marco estable de precios eléctricos para la industria. En todo caso, la multinacional ha argumentado que su decisión se basa no sólo en el precio del suministro energético o de la materia prima sino también en que considera las fábricas gallega y asturianas desfasadas.

Los sindicatos ya han anunciado que llevarán esta actuación de la compañía ante los tribunales (en este caso la justicia holandesa es la competente) por no haber cumplido la normativa europea respecto a los avisos, ya que el cierre fue anunciado de forma unilateral. Además se ha destacado que a lo largo de la última década Alcoa recibió diversas ayudas a través de la subasta de interrumpibilidad pero no apostó por una renovación de equipos, ni realizó inversiones en ninguna de las dos fábricas.

En su encuentro con Núñez Feijoo el pasado 19 de octubre, el presidente del Principado recalcó la importancia de que se asuma «un pacto de Estado» respecto a los precios de la energía de la industria que permita a las compañías establecidas en España poder ser tan competitivas como las del norte y el centro de Europa. Javier Fernández destacó que para empresas como Alcoa, en la que el precio de la electricidad puede llegar a suponer un 40% de sus costes de producción, es necesario que haya un marco estable en el suministro y expresó su temor de que, si no se toman medidas, «tendremos un riesgo de deslocalización muy peligroso» que podría empujar a más empresas industriales a buscar otros territorios para establecer sus factorías.

Camioneros, mecánicos, ingenieros: los daños colaterales del cierre de Alcoa

Carmen Liedo
Factoría de Alcoa en Avilés
Factoría de Alcoa en Avilés

Grandes empresas, pymes e, incluso, infraestructuras como el puerto de Avilés resultarían perjudicadas si la multinacional americana cierra su fábrica

Si Alcoa cumple lo anunciado y lleva a efecto el cierre de sus plantas de Avilés y La Coruña, las consecuencias de tal hecho no se quedarían sólo en el cierre de unas factorías y la pérdida de 686 puestos de trabajo directos. Aunque estos días el foco esté puesto sobre las plantillas de estas dos delegaciones de la multinacional americana, un reguero de empresas del entorno de ambas plantas sufrirían los daños colaterales de la clausura, tanto en lo que respecta a su facturación y, algunas, en su volumen de empleados. Así, son muchas las que prestan servicios a la planta aluminera, en este caso, de Avilés que podrían verse afectadas por un cierre que para nada se esperaban.  Imasa, Talleres Difer, Isastur, Química del Nalón, Jomasa, Taller Comefa, Securitas, Transportes Ana, Autocares Cabo Peñas y, por supuesto el puerto de Aviles. Todas son compañías que tienen como cliente a Alcoa y a todas, en mayor o menor medida, se verán afectadas si el anuncio de cierre de la factoría avilesina no se revierte. Algunas son grandes empresas a las que la clausura apenas sacudirá la cuenta de resultados, pero las pymes serán las más damnificadas. El presidente del comité de empresa de la planta asturiana de Alcoa, Daniel Cuartas, cifraba hace unos días en 1.500 las familias que podrían verse afectadas por la marcha de la multinacional de la comarca avilesina.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La cumbre de presidentes con Industria por Alcoa se pospone