Solo una de las dos plantas de Alcoa amenazadas tiene un posible comprador

La ministra ha trasladado a los comités de empresa la noticia pero no ha aclarado cuál es la fábrica por la que hay interés. La negociación del ERE, bloqueada

Representantes del comité de empresa de Alcoa asisten a la sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Congreso.
Representantes del comité de empresa de Alcoa asisten a la sesión de control al Ejecutivo celebrada en el Congreso.

Redacción

La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, ha trasladado en el Congreso a los trabajadores el interés de un inversor por una de las dos plantas españolas que la empresa Alcoa tiene previsto abandonar. Así lo ha asegurado en declaraciones a Europa Press el presidente del comité de empresa de Alcoa Avilés, Sergio Sobrido, que ha seguido junto a otros representantes de la plantilla la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, en la que la ministra ha sido preguntada por el PP y Unidos Podemos por las actuaciones del Ejecutivo al respecto. En todo caso, Maroto no ha especificado por cuál de las plantas se habría interesado este posible inversor. Durante su intervención ante el pleno, la ministra afirmó que «Alcoa no tiene por qué cerrarse, porque hay una viabilidad económica en alguna de las plantas». A esto, los trabajadores han contestado que ambas plantas, la de Avilés y la de A Coruña, son viables económicamente y que deben continuar con su producción y mantener los puestos de trabajo que actualmente hay en ellas.

No obstante, el presidente del comité de empresa de A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, es menos optimista y realiza otra interpretación diferente de las palabras de Maroto. En opinión de López Corbacho lo que quiso decir es que la multinacional obtiene beneficios en España, sobre todo en el complejo industrial de San Cibrao, considerado por la propia compañía como su principal activo en el país, y que solo por eso no debe plantear el cierre de ninguna instalación.

La representación de las plantillas han exigido a Maroto que su departamento solicite la paralización del expediente de regulación de emplemo (ERE) extintivo presentado por la empresa, que se encuentra en estos momentos en el periodo previo de consultas. Según ha informado Sergio Sobrido, expresidente del comité de Avilés,han solicitado por carta al Gobierno que paralice este procedimiento, al menos a la espera de la resolución del recurso presentado ante la Justicia holandesa por parte del comité de empresa europeo de la compañía. Según alegan, la empresa incumplió los plazos legalmente previstos para comunicar a la representación de los trabajadores su decisión de prescindir de parte de la plantilla y el cierre de las plantas. Sobrido asegura que desde la propia dirección de la compañía se justificó esta ausencia de información en que aún no se había tomado «ninguna decisión definitiva» al respecto, una circunstancia que causa a la plantilla «indignación y desazón» tras haber leído la carta en la que se les comunicaba la decisión de Alcoa de prescindir de sus 692 trabajadores.

En todo caso, Sobrido ha reclamado que el Gobierno realice las gestiones pertinentes para garantizar que el 1 de enero las plantas de Avilés y A Coruña sigan en funcionamiento, y que ello debe pasar por que Alcoa acuda a la subasta de interrumpibilidad. De lo contrario, advierte, en el caso de que la empresa decidiera finalmente abandonar la actividad, la alternativa de un inversor que quisiera continuar con la producción perdería fuerza. «No puede haber interesados si no se garantiza que la planta sigue en funcionamiento en 2019», ha esgrimido. Por ello, ha reclamado a la empresa que continúe con la actividad y que, en caso de que no siga interesada en mantenerla, inicie un período de diálogo con la plantilla y las autoridades con el fin de encontrar una solución que garantice tanto la producción como los puestos de trabajo en ambas plantas.

Sobrido ha realizado estas declaraciones tras mantener varios encuentros con PP, Unidos Podemos y Ciudadanos, de los que saca «valoraciones positivas», al constatar que las diferentes formaciones respaldan las reivindicaciones de la plantilla y «coinciden en la defensa de los puestos de trabajo». Si bien ha dicho que les «congratula que para la ministra de Industria es una situación importante», ha reclamado el mismo interés, «atención y énfasis» en la titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera. «Entendemos que es un problema que compete a ambas y ahora nos gustaría saber que va a poner todo su esfuerzo para el mantenimiento de la actividad industrial y los empleos», ha dicho.

Los sindicatos plantan a Alcoa

Los trabajadores del comité de Alcoa en las factorías de A Coruña y Avilés han plantado a la dirección de la empresa en la reunión convocada para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de ambas factorías, que suman 686 puestos de trabajo. 

Uno de os miembros del comité de empresa de Avilés y máximo representante de CCOO en las plantas españolas del grupo, José Manuel Gómez de la Uz, ha explicado que los representantes gallegos ni siquiera han acudido al encuentro, mientras que los asturianos han optado finalmente por no sentarse en la mesa, al argumentar que no tienen comunicación oficial de la apertura del ERE, según recoge la agencia Efe. «Les dijimos que no porque ellos ya han ido al Ministerio de Trabajo y han dicho que quieren cerrar las empresas, sí o sí, sin ningún tipo de alternativa», ha subrayado.

Según han transmitido a Europa Press tanto fuentes de la empresa como de los representantes de los trabajadores, la reunión no ha dado ningún fruto para dar comienzo al periodo de consultas sobre el cierre de las dos fábricas en España. Para Alcoa, el problema está en que los trabajadores no han comunicado la válida constitución de una única comisión representativa que forme parte de las negociaciones, mientras que el comité de empresa alude a que la compañía no ha presentado ninguna comunicación oficial de que el ERE haya sido tramitado legalmente. De hecho, la reunión no ha durado más de cinco minutos, debido a que los trabajadores han remitido a la empresa a la denuncia presentada por el comité europeo ante tribunales holandeses porque consideran que el ERE no se ha tramitado de manera formal. Sin embargo, la empresa reitera que sí ha comunicado a la autoridad laboral competente el inicio del periodo de consultas, remitiéndole toda la información legalmente requerida.

El Gobierno busca desesperadamente compradores para las plantas de Alcoa

F. Fernández
 Decenas de trabajadores de Alcoa Avilés y subcontratas participan en la marcha entre Avilés y Oviedo, vestidos con camisetas amarillas
Decenas de trabajadores de Alcoa Avilés y subcontratas participan en la marcha entre Avilés y Oviedo, vestidos con camisetas amarillas

La ministra de Industria se reúne con inversores que salven a las fábricas del cierre

Este miércoles se pone en marcha el reloj en Alcoa. La multinacional inicia el período oficial de consultas con los sindicatos de las plantas de A Coruña y de Avilés para aplicar un expediente de despido colectivo para sus 686 trabajadores (317 directos en Asturias, más el efecto indirecto en el empleo). El plazo máximo para esta negociación es de treinta días. La empresa alega que las fábricas le hacen perder dinero a espuertas desde hace años y que «adolecen de problemas estructurales sin posibilidad de solución». Su postura es, de momento, inflexible.

Pero los trabajadores no se rinden. Tampoco el Ministerio de Industria, que busca desesperadamente compradores para las instalaciones de aluminio primario. Su titular, Reyes Maroto, avanzó este martes que, de hecho, se ha reunido ya con «futuros inversores que pueden dar viabilidad a las dos plantas y mantener el empleo, que es el escenario que contemplamos». Sin embargo, el Gobierno necesita más tiempo para resolver la crisis: «[Para ello] queremos que la empresa no presente el ERE, estamos forzando ganar tiempo. Hay una serie de errores en la presentación del expediente [de despido colectivo] que estamos analizando para poder recurrir y ganar ese tiempo necesario para plantear alternativas industriales a las dos plantas. Se pueden mantener, aunque sea otra la empresa que las gestiona».

Seguir leyendo

Comentarios

Solo una de las dos plantas de Alcoa amenazadas tiene un posible comprador