Asturias busca alternativas a la «guerra sucia» de las aerolíneas

Susana Machargo
Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

La pista del aeropuerto de Asturias, desde la torre de control
La pista del aeropuerto de Asturias, desde la torre de control

Empresarios turísticos y agencias apoyan la postura del Principado de no entrar en el «zoco» en el que se ha convertido el sector. Confían en que la estrategia del Principado dé sus frutos

08 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Guerra sucia, mercadeo, zoco, chantaje,... Empresarios y agentes turísticos utilizan un amplio abanico de términos para referirse al apagón aéreo que sufre el Principado. La marcha de aerolíneas, el cierre de rutas consolidadas y el fracaso de los concursos nacional e internacional de promoción, que apoya la mejora de la oferta del Aeropuerto de Asturias, ha dejado a la región en una situación desconocida desde hace décadas. ¿El solar en el que se ha convertido la oferta de vuelos tiene marcha atrás? El Gobierno autonómico cree que sí y la patronal también. Ninguna de las dos partes quiere entrar en una guerra de precios con otras comunidades para captar más compañías. Ambos creen que la estrategia que se está siguiendo es la adecuada. Parece curioso cuando la situación es tan crítica, pero confían en la negociación. Están convencidos de que puede existir un punto de acuerdo.

La alarma lleva semanas disparada. Easyjet anunciaba su marcha de la ruta a Londres, después de 15 años. TAP renunciaba a la conexión con Lisboa durante la campaña de invierno. El concurso nacional de promoción quedaba desierto dos veces. A esta marea de malas noticias, ahora hay que sumar el concurso internacional, que tampoco ha recibido ninguna oferta. El objetivo era lograr vuelos directos con los principales aeropuertos de Londres, País y Frankfort. El presupuesto rebasaba los 3 millones de euros. No han sido suficiente gancho para las aerolíneas. Con este panorama, el Principado afronta el vuelo sin conexiones internacionales.

El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, señalaba al término de un Consejo de Gobierno que Asturias tiene plan B. Aunque no lo ha explicado oficialmente, el sector indica que se está negociando con las compañías para buscar un punto de encuentro entre las necesidades de la región y sus intereses económicos y de rentabilidad. «Las compañías quieren más dinero y pocas condiciones», reconoce Íñigo Fernández, presidente de OTAVA, la patronal de las empresas turísticas. Pero ni Fernández ni tampoco Fernando Corral, presidente de OTEA, la patronal de las empresas de hostelería y turismo, creen que se deba caer en la carrera incontrolable del dinero, porque no tendría fin.