Firmeza y determinación: la receta asturiana para doblegar a Alcoa

La Voz

ASTURIAS

En la imagen, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, y el director general de Trabajo, Antonio González, con los representantes sindicales y miembros del comité de empresa de Alcoa.
En la imagen, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, y el director general de Trabajo, Antonio González, con los representantes sindicales y miembros del comité de empresa de Alcoa. PRENSA PRINCIPADO

Los sindicatos y el Principado reclamarán a Industria que actúe con contundencia para lograr una negociación que evite el despido de casi 700 trabajadores en Avilés y A Coruña

20 nov 2018 . Actualizado a las 19:58 h.

Los sindicatos exigirán mañana al Ministerio de Industria que actúe con «firmeza y determinación» ante la multinacional del aluminio Alcoa para conseguir que se siente a negociar y se evite la extinción del empleo para los 686 trabajadores de las factorías de Avilés y A Coruña. «El Estado español no puede someterse a los dictados de una compañía que sólo responde a sus intereses», ha señalado el secretario general de la Federación de Industria de CCOO de Asturias, Damián Manzano, al haber elementos jurídicos suficientes «para torcer el brazo a Alcoa» y conseguir que se siente a negociar.

Manzano se ha pronunciado en estos términos momentos antes de que representantes de CCOO y UGT se reuniesen con el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, para diseñar una estrategia en común de cara a la reunión que mañana celebrará la Mesa de Alcoa. Se trata de la primera reunión del grupo de trabajo constituido recientemente por el ministerio y los Gobiernos de Asturias y Galicia al que mañana se sumarán los sindicatos para tratar de buscar una salida al cierre de ambas factorías, recoge EFE.

Aunque, en principio, la dirección de la empresa parece que no está dispuesta a sentarse en esa mesa negociadora, Manzano ha señalado que, de la posición que finalmente tome, se podrá constatar si la multinacional «está contra todas, contra la legislación laboral, contra Asturias» o si es el principio de un cambio para unirse a los que buscan futuro, empleos y tejido industrial. En cualquier caso, ha afirmado que con esta compañía «ya no valen medias tintas» y que hay que «obligarla a cumplir la ley» y más cuando la Dirección General de Trabajo apreció mala fe negociadora y admite que se está creando cierta alarma social.