La AP-1, la primera autopista que vuelve al Estado y deja de cobrar peaje (el Huerna espera al 2050)

Los 84 kilómetros que van desde Burgos a Álava pasan esta medianoche a ser gratuítos tras décadas de concesión


Son 84 kilómetros de autopista que unen Castañares (en Burgos) con Armiñón (en Álava) y mañana, por primera vez en 40 años, pasará a ser gratuita. La autopista AP-1 levantará este sábado a las 00.00 horas su barrera de forma definitiva porque tras cuatro décadas y varias ampliaciones se acaba el plazo de la concesión

Adjudicada su construcción en 1974, el primer tramo abrió al tráfico en 1978. Según datos recopilados por Europa Press registra un tráfico diario de más de 20.800 vehículos y ahora mismo recorrerla entera costaba 12,25 euros para los vehículos ligeros y entre 13 y 25 para los pesados.

Su gratuidad desde esta medianoche responde al compromiso del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que cuando se hizo cargo de la cartera se comprometió a no prorrogar la concesión ni el peaje en aquellas vías de pago que terminaran el contrato de concesión durante su mandato. Por eso es de suponer que las siguientes en levantar la barrera sean la AP-7 entre Tarragona, Alicante y Valencia o la AP-4 entre Sevilla y Cádiz. En ambos casos la concesión termina en diciembre de 2019 después de 50 y 51 años con barreras, respectivamente. 

¿Y el Huerna?

De una época similar es el peaje del Huerna, el que se paga para cruzar de Asturias a la meseta en  la autopista de la Ruta de la Plata y que deberá esperar hasta la mitad del siglo XXI para que se elimine la barrera monetaria. El Huerna debería haber terminado su concesión en el año 2021 pero siendo Francisco Álvarez-Cascos ministro de Fomento durante el segundo mandato de Aznar, aprobó la extensión del peaje hasta el año 2050. En total el peaje de Huerna durará 75 años, uno de los más longevos del estado. En la campaña antes de lograr la presidencia del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero prometió rescatar esa concesión y liberar la comunicación con la meseta, pero en los ocho años de mandato no llegó a cumplir su promesa por su elevado coste.

Transición en la Ap-1

El ministerio de Fomento ha llegado a un acuerdo con Europistas, una filial de Itínere, para que la compañía siga encargándose de la conservación en la AP-1 durante al menos, los próximos seis meses. La empresa subrogará a 62 trabajadores del total de 111 que estaban empleados en la autopista y para los que Itínere ya ha pactado un ERE de extinción. Se trata de toda la plantilla salvo la que estaba vinculada al cobro del peaje.

Debate sobre el cobro en autovías

La AP-1 levanta sus barreras de peaje en medio del debate abierto sobre la eventual necesidad de abonar una tasa por uso de la toda la red de autovías y autopistas del país para garantizar la sostenibilidad futura de la red y costear su conservación.

En el caso de las nueve vías de pago rescatadas y que gestiona Fomento, el ministro de Fomento defiende que tengan que seguir cobrando porque aún no terminaron su concesión, aunque sí ha asegurado que bajarán sus tarifas.

Con respecto al resto de la red Ábalos ha recordado en distintas ocasiones que «no hay nada gratis» y que el uso de las autovías «debe compensarse», para evitar que «terminen pagándolas quienes no las usan» o para liberar presupuesto para otros fines sociales.

Cinco alternativas para viajar de Oviedo a Madrid: ¿cuál sería la más barata?

L. Ordóñez

Las alternativas por tren, carretera, particular o compartido para hacer el trayecto por la meseta en el contexto de la generalización de la tasa

No ha dejado a nadie indiferente la propuesta abierta por el Ministerio de Fomento de iniciar un estudio sobre la posibilidad de extender el peaje a todas las autovías de la red nacional. La patronal del sector, la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) puso sobre la mesa unas cifras orientativas (un peaje general de entre 1 y 3 céntimos por kilómetro para los turismos y de entre 5 y 14 para los vehículos pesados) con el que a su juicio podría garantizarse una recaudación suficiente para conservar la red de autovías, cuyo coste cifra en 5.200 millones. Pero la mera posibilidad ya ha encendido los ánimos de usuarios (que encuentran inconcebible aunque sea pagar un euro por desplazarse de Oviedo a Gijón) y también de los profesionales del sector del transporte que consideraron que sería muy dañino para las empresas.   

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La AP-1, la primera autopista que vuelve al Estado y deja de cobrar peaje (el Huerna espera al 2050)