Nuevo peaje en las autovías: el tramo Oviedo-Gijón podría costar un euro

En Asturias la medida que propone el Gobierno afectaría a casi 500 kilometros. El viaje a Madrid sufriría nuevos incrementos de hasta 9 euros

C.P.
Redaccion

A la par que se eliminan los peajes en autopistas cuya concesión vence a corto plazo, el Gobierno ha dejado la puerta abierta a implantar nuevas tasas, y de forma generalizada para mantener la red publica. Más aún incluso en esta legislatura. Así lo ha avanzado esta mañana el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, que advierte que el deseo del Ministerio de Fomento es aprobar el nuevo método de financiación de carreteras en esta misma legislatura, cuya vigencia culmina en el 2020. La propuesta de debate sobre la implantación de dichos peajes fue avanzada el jueves por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pero solo cinco días después, Saura precisa que el deseo del Gobierno es que el debate sobre dicha propuesta se «cierre cuanto antes, si es posible, dentro de esta legislatura». El secretario de Estado estima que existe en las Cortes «una amplia mayoría» para sacar adelante el pago por uso, a pesar de la «actual compleja composición de la Cámara».

El caso es que la patronal del sector, la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) ya tiene una propuesta en mente, un peaje general de entre 1 y 3 céntimos por kilómetro para los turismos y de entre 5 y 14 para los vehículos pesados. Con los intervalos más altos (los de 3 para vehículos ligeros y 14 para camiones) Seopan considera que, además de atender al mantenimiento de las autopistas, se podría también conservar la red de autovías, cuyo coste cifra en 5.200 millones. Pero la medida generalizaría también el pago por circular por muchas vías asturianas y haría del trayecto a Madrid (que ya soporta uno de los peajes más prolongados de la historia) mucho más oneroso. De este modo circular de Oviedo a Gijón podría costar para los conductores de turismos entre 35 céntimos y un euros; pero subiría hasta 5 euros en el caso de los camiones.

El Huerna debería haber terminado su concesión en el año 2021 pero siendo Francisco Álvarez-Cascos ministro de Fomento durante el segundo mandato de Aznar, aprobó la extensión del peaje hasta el año 2050. En total el peaje de Huerna durará 75 años, uno de los más longevos del estado. Es por eso que la principal vía de comunicación entre Asturias y la meseta ha quedado fuera de los debates sobre la posibilidad de eliminar peajes; el rescate se antoja demasiado caro para el Estado y desde el Ejecutivo sólo se ha llegado a proponer la posibilidad de que subvencionaran las tasas pero con aportaciones de las comunidades autónomas, algo a lo que el Principado se negó en redondo. Con la propuesta de Seopan un viaje en coche a Madrid se encarecería aún más. El actual canon (sumado el Huerna y Guadarrama) es de 29,85 euros. Con el nuevo sistema habría que sumar 3 o 9 euros (con un total de casi 40) para turismos y 45 euros más para los camiones.

Se si hicieran de pago todas las autopistas que cruzan Asturias, la propuesta de la patronal afectaría a alrededor de los 500 kilómetros en funcionamiento en la actualidad: sumando la autovía del Cantábrico, Oviedo-La Espina, la autovía minera, la A-66 entre Campomanes y Gijón o el ramal de la A-64 entre Oviedo y Villaviciosa, que cruza Siero. Cruzar de Oriente a Occidente Asturias, desde la frontera con Cantabria hasta Galicia o a la inversa supondría un abono de entre 3,6 euros o 10,8 para los vehículos ligeros y hasta 50,4 para los pesados.

Los 30 kilometros entre Oviedo y Villaviciosa de la A-64, costarían a los turismos entre 0,3 y 0,9 euros (en función de las tasas de 1 y 3 céntimos propuestas por la patronal) y hasta 4,2 para los camiones. En la autopista minera, habría otros 34 kilómetros de pago entre Mieres y Gijón, que serían de 0,3 o 1,02 euros para turismos y hasta 4,76 para vehículos pesados. En la A-66, se cuentan 70 kilómetros de Campomanes a Gijón, los precios estarían entre los 0,7 y 2,1 euros para los coches y hasta 8,8 para camiones. Y en la A-63, en los 37 kilómetros entre Oviedo y Doriga, la tasa sería de entre 0,37 y 1,1 euros para vehículos ligeros y hasta 5,18 para los pesados.

La patronal de las constructoras y concesionarias defiende su propuesta al asegurar que permitiría con los fondos generados mantener la red viaria, que requiere 40.000 millones de euros en 25 años, según sus estudios. Añade Seopan que los peajes generalizados se convertirían en fuente de ingresos para el Estado por pagos anticipados de las concesionarias, así como en vía de ingresos fiscales, que estiman entre 17.000 y 49.000 millones en un cuarto de siglo. Inciden las constructoras en que además se liberarían fondos para otros fines, como políticas sociales. Y por último mantiene la patronal, en sintonía con el ministro de Fomento, que la aplicación de un modelo igual para todo el país eliminaría desequilibrios entre zonas con peajes y otras sin ellos.

Seopan ha hecho esta propuesta en otras ocasiones y con tasas más altas. En enero llegó a proponer que ascendiera hasta los 10 céntimos por kilómetro. Ahora considera que para el horizonte de los próximos 25 años las autopistas y autovías del país podrían contar con un peaje de entre 1 y 3 céntimos por kilómetro para los vehículos ligeros y de entre 5 y 14 para los pesados. En el caso de coches y motos quedaría por debajo de los precios en vigor en países como Italia, Portugal o Francia y se alejaría de los 12 céntimos que de media cuestan ahora los peajes por kilómetro en las autopistas españolas. Estiman que sería «muy baja» la tarifa de 1 céntimo por kilómetro, pero suficiente para renovar la red de autopistas, cuyo déficit cifra en 1.424 millones de euros, y mantener además todas las actuales concesiones, cuyo coste por kilómetro eleva a 60.000 euros al año.

Predo Saura recordó hoy em todo caso que el nuevo sistema para garantizar el matenimiento de las carreteras y el consiguiente peaje en las autovías surgirá de un debate público que abordará una subcomisión específica que se constituirá en el el Congreso de los Diputados. El secretario de Estado avanzó que esa subcomisión llamará a participar al sector, al Gobierno, a los distintos territorios, a expertos y a todos los agentes implicados con el objetivo último de que el nuevo sistema sea fruto del mayor consenso. Además, según avanzó, debe ser un sistema «eficiente, equilibrado y homogéneo para todo el país y los territorios».

«El Gobierno ha sido valiente y, en línea con otros países, ha querido abrir el debate, que espera también se cierre cuanto antes», añadió Saura sobre el pago por uso de las autovías tras su intervención en una jornada sobre infraestructuras organizada por las patronal de constructoras y concesionarias Seopan y la de ingeniería Fidex.

La tarifa plana sustituye ya a los peajes en las autopistas de nueve países de Europa

CARLOS PUNZÓN / L. O
Peaje del Huerna
Peaje del Huerna

Fomento estudia medidas para rebajar peajes mientras se estanca la solución al pago del Huerna en Asturias, que se prolongará hasta el año 2050

El peaje del Huerna, el que grava la autopista A-66, que comunica a Asturias con la meseta, destaca porque su pago es el más prolongado de la historia del país. Abierta a mediados de los 70, el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos prolongó durante el segundo mandato de Aznar el pago hasta el año 2050. Cuendo termine habrá sido una vía de peaje durante 75 años, algo inédito en el sistema de comunicación del Estado. En la campaña electoral que llevó a Zapatero por primera vez a La Moncloa, el PSOE se comprometió a rescatar ese peaje pero nunca llegó a cumplir su promesa ya que el coste para el Estado de esa iniciativa sería inasumible; se trataría de que el Estado asumiera el pago del conjunto del valor de la infraestructura, además del denominado lucro cesante, es decir lo que la concesionaria dejaría de ganar; un monto que contaría los millones de euros por miles. A finales de septiembre, el secretario general de Infraestructuras, José Javier Izquierdo, se mostró abierto «a explorar otras posibilidades de colaboración tanto con la Junta de Castilla y León como con el Principado de Asturias para abordar otro tipo de bonificaciones cofinanciadas por las tres administraciones»; es decir, que fueran las comunidades las que pagaran nuevas bonificaciones, algo a lo que desde el Principado se han negado tajantemente.

Seguir leyendo

Valora este artículo

27 votos
Comentarios

Nuevo peaje en las autovías: el tramo Oviedo-Gijón podría costar un euro