¿Es Asturias el espejo de Andalucía en las expectativas de Vox?

ASTURIAS

JORGE GUERRERO

Ambas comunidades comparten un contexto de declive electoral de un partido socialista hegemónico durante décadas

05 dic 2018 . Actualizado a las 10:38 h.

Al término de la Junta de Portavoces celebrada el pasado martes, cuestionaron al diputado de Podemos Asturies Enrique López si le preocupaba la entrada de Vox en el parlamento andaluz y si esperaba que pudiera reproducirse en los comicios asturianos. La respuesta fue «las condiciones de Andalucía son muy específicas: había un PSOE que gobernó con Ciudadanos durante tres años y pico, un partido socialista lastrado por la corrupción con dos expresidentes que están encausados por causas muy graves y está al frente una Susana Díaz que fue la adalid de la defenestración de Pedro Sánchez y también de la abstención activa del partido socialista para que gobernara Rajoy» y dadas las críticas que los morados han lanzado a Javier Fernández a lo largo de la legislatura (que son prácticamente un calco) parecía que la conclusión sería sí; pero López zanjó que «sin hacer de pitonisos de lo que pueda ocurrir en las elecciones y que se van a producir en todo caso dentro de cinco meses, sí creemos que la situación es favorable para que las fuerzas del cambio y progreso sean las que tengan la mayoría en esta comunidad autónoma».

¿Es un augurio certero? Es cierto que Asturias y Andalucía comparten muchas circunstancias similares y otras totalmente distintas. Entre las primeras, según destacó el politólogo Eduardo Bayón, «un partido que ha sido hegemónico y está en continuo declive electoral, algo que ya se ha evidenciado en la pérdida de las cuencas más allá de Laviana, en la pérdida de Gijón, y cayendo cada vez que hay elecciones».  

A todo ello, Bayón suma «una crisis de liderazgo o de alternativa real de gobierno en cuanto a clase dirigente porque probablemente no hay una gran alternativa al partido socialista» en el sentido de que en el principal partido de la oposición está liderado por Mercedes Fernández, que ha acumulado varias intentonas fallidas de superar a los socialistas, de forma también similar a las derrotas de Moreno Bonilla en el PP andaluz.