Los sindicatos, en alerta ante la posible fusión de Liberbank y Unicaja

CSI pondrá el foco en que el proceso no sirva sólo para que saque rédito la cúpula directiva y los socios de los fondos de inversión, mientras que UGT estará alerta para que la integración no sea traumática para los empleados de la extinta Cajastur

Protesta de trabajadores de Liberbank durante los premios Príncipe
Protesta de trabajadores de Liberbank durante los premios Príncipe

Redacción

El hecho relevante que Liberbank y Unicaja han remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) admitiendo la existencia de contactos entre ambas entidades bancarias para una posible fusión, ha puesto en una todavía «prudente» alerta a los sindicatos UGT y CSI. Aunque apuestan de forma diferente sobre si tiene visos de llevarse a cabo o no esa integración, ambos trasladan que estarán vigilantes si sigue adelante el proceso para salvaguardar los intereses de empleados y clientes. La Corriente Sindical de Izquierda pondrá el foco en que la fusión no sirva sólo para que saquen rédito los socios de los fondos de inversión y la cúpula directiva, mientras que UGT estará alerta para que, de llevarse a cabo, la integración no sea traumática para los empleados de la extinta Cajastur. CC OO, por su parte, ha preferido no hacer valoraciones ante la poca información que ha trascendido.

El secretario de la Sección Sindical de CSI en Liberbank, Marco Antuña, señala que la noticia de una posible fusión entre las citadas entidades bancarias «no es algo que nos haya sorprendido» porque entiende que la tendencia es a que se produzcan «concentraciones bancarias» y, por tanto, considera que este tipo de procesos «son inevitables» hoy en día. Teniendo en cuenta esto y que se haya comunicado la existencia de conversaciones a la CNMV, el mismo opina que esa propuesta «tiene visos de ser real» y por ello, aunque todavía con prudencia, manifiesta su intención de estar vigilante a cómo se desarrollen las negociaciones si esas continúan de cara a la fusión. La preocupación del mismo «es que esa fusión no valga más que para proteger los intereses de la cúpula directiva y de los socios de los fondos de inversión».

Antuña entiende que después de la fusión que ya se produjo entre Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Castilla La Mancha y Caja Cantabria para conformar Liberbank, ahora la entidad debe «mantener los términos de los compromisos adquiridos con la región y que se mire con especial interés a Asturias», y es que el responsable de CSI opina que éstos «ya perdieron fuerza» con la ampliación de capital que se produjo hace unos meses. «Liberbank se ha ido diluyendo cada vez más hasta el punto de que su control ya salió de la región», lamenta el mismo, a la vez que reconoce que Unicaja es una entidad mayor que le podría hacer perder más peso aún.

Por eso, asegura que estará «atento a los próximos movimientos» para que el proceso no redunde negativamente en empleados y clientes, y recuerda que los trabajadores de Liberbank ya han pasado por tres EREs y han sufrido recortes de salario. No obstante, indica que Liberbank y Unicaja no son competencia en la región y que, por tanto, con la fusión se complementarían aquí y en el resto del territorio nacional.

Por su parte, el responsable de la sección sindical financiera de UGT de Asturias, Óscar Fernández Díaz, ha querido ser «prudente» a la hora de valorar la posible fusión de Liberbank y Unicaja porque aunque se ha reconocido «que hay conversaciones», matiza que «muchas de las operaciones de las que se hablan en el mercado financiero después son falsas». No obstante, tiene en cuenta el hecho relevante de que se haya informado de los contactos entre ambas entidades a la CNMV. Respecto a cómo podría afectar esa fusión a la región asturiana de llevarse a cabo, Fernández Díaz apunta en primer lugar que Asturias ya tuvo su mayor incidencia cuando Liberbank desplazó el peso hacia Castilla- La Mancha.

El mismo señala que la entidad bancaria con la que se plantea la fusión «no supone competencia» en la región, con lo que entiende que se puede producir «una convergencia dual» que, confía, no afecte al empleo. Su punto de vista es que los empleados de la extinta Cajastur ya se vieron afectados cuando esta se fusionó con Caja de Extremadura, Caja Castilla La Mancha y Caja Cantabria, con lo que espera que si hay un nuevo proceso de integración, éste «no sea dramático». Aún así, dice que desde UGT estarán vigilantes «por si Asturias tuviera que pagar la movilidad geográfica» al encontrare Unicaja con un ERE en marcha «por si se planteara hacer huevo aquí para traer gente de fuera». Y es que Óscar Fernández apunta que cuando se producen integraciones «los tamaños si importan» a la hora de establecer los términos de control de la entidad que se conforma.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los sindicatos, en alerta ante la posible fusión de Liberbank y Unicaja