Fiestas con barra libre para menores: alerta en Nochevieja

La asociación de discotecas denuncia cotillones, sobre todo en Oviedo, que inclumplen todo tipo de normativas. Critican por segundo año consecutivo la fiesta de La Florida

Fiesta de Nochevieja
Fiesta de Nochevieja

La Voz

Bares, cafeterías y restaurantes venden entradas para fiestas de Nochevieja con barra libre, a un módico precio. La red y las principales ciudades asturianas están llenas de anuncios de este tipo. Pues bien, según denuncia la Asociación de Discotes y Salas de Fiestas de Asturias, la gran mayoría son ilegales. La mayoría no tiene licencia para música en directo, no puede vender ni siquiera entradas y no controla el acceso de menores a los que no se puede vender alcohol. Este año el problema se concentra sobre todo en Oviedo. El colectivo ha notificado todos los anuncios que ha recopilado tanto al propio ayuntamiento como a la Policía Local. También ha presentado una queja porque, nuevamente, se va a celebrar una fiesta en una carpa en el barrio de La Florida. La situación está más tranquila en Gijón, afirman, y no se fían de la labor preventiva que ha realizado el Ayuntamiento de Avilés. También están pendientes de las celebraciones amparadas por los consistorios en otros concejos fuera del área central.

Así lo explica el abogado de la asociación, Pedro Fanjul, que señala que el auténtico problema en este 2018 están siendo las fiestas con barra libre para menores, fundamentalmente en Oviedo. «No solo son ilegales porque los locales no tienen licencias, incumplen las medidas de seguridad y no controla el aforo, también lo es porque anuncian alcohol para menores y se están saltando la ley integral en materia de drogas y bebidas alcohólicas del Principado que prohíbe vender a menores de 18 años», explica el letrado. Lamenta que cada semana de fin de año se vean obligados a presentar denuncias por los cotillones pirata. Indica que la única manera de atajarlo de raíz sería con una actuación contundente de los ayuntamiento. «Si un año mandan a la Policía Local a desmantelar estas fiestas, al año siguiente se lo pensarían de verdad», asegura.

La asociación de discotecas no está sola. También la Asociación de Vigilantes Privados de Seguridad (Avispa) ha anunciado que estará alerta. Recomienda a todos aquellos clientes que tengan pensado acudir a fiestas organizadas, tanto por entidades públicas como privadas, que sigan unos consejos básicos de seguridad para evitar riesgos innecesarios. Algunas de ellas son muy sencillas, como comprobar el cartel de aforo autorizado o si exhiben los permisos necesarios. Otras es enterarse de las medidas de emergencia

Denuncias repetidas

La asociación de discotecas explica que ningún restaurante, pub o cafetería puede vender entradas para una fiesta, ni en Nochevieja ni en ninguna época del año. Su licencia no les autoriza para hacerlo. Así que estos cotillones, de base, ya son ilegales. Esa misma licencia tampoco les permite contratar ni música en director ni tampoco a un DJ. Las que, además, incluyen barra libre incumplen muchas otras normativas. «No están pidiendo el carnet a los clientes, así que muchos son menores. Hay algunas que hasta están orientadas a ese tipo de público», insiste Pedro Fanjul, que, hasta ahora, ya ha presentado ocho denuncias en Oviedo. «Es especialmente grave este año», argumenta.

Tampoco son legales, asegura, las fiestas conjuntas organizadas por varios locales, que permiten a los clientes estar indistintamente en cualquier de los bares a lo largo de la noche. Solo es necesario mostrar el ticket, la pulsera o el elemento identificativo que les entreguen. «Todos venden entradas y puedes estar dentro del que quieras. Así imposible controlar si están superando el aforo, con el problema de seguridad que implica», explica el letrado. Han detectado la existencia de estos cotillones, sobre todo, en Oviedo. 

El Ayuntamiento de Avilés ha anunciado esta misma semana que la Policía Local ha realizado una campaña de inspección de negocios de hostelería que anuncian fiestas. Han visitado 108 y han corregido anomalías detectadas en 84. Para Pedro Fanjul, esto son disparos al aire. «Lo que tienen que hacer es actuar el mismo día. Sin un año desalojan una fiesta, no volverían a tener problemas», argumenta. Cree que las inspecciones preventivas pueden detectar alguna irregularidad administrativa pero no problemas más graves de seguridad como es rebasar el aforo. 

El colectivo está especialmente indignado con el Ayuntamiento de Oviedo por permitir la fiesta en una carpa de La Florida. «Es una competencia desleal para empresarios que pagan sus impuestos y que trabajan durante todo el año», explica. Asegura que los ingresos del 31 de diciembre sirven para compensar los peores meses del año.

Comentarios

Fiestas con barra libre para menores: alerta en Nochevieja