Podemos critica el incremento del dinero para los concursos de las conexiones aéreas

La Voz

ASTURIAS

Un avión en un «finger» del Aeropuerto de Asturias, en medio de la lluvia
Un avión en un «finger» del Aeropuerto de Asturias, en medio de la lluvia

Lorena Gil señala que «no es razonable mejorar las condiciones económicas sin exigir nada a cambio a las compañías»

20 ene 2019 . Actualizado a las 18:39 h.

La diputada y candidata de Podemos a la Presidencia del Principado, Lorena Gil, considerado que «no es razonable» que el Gobierno asturiano mejore las condiciones económicas en los concursos de promoción turística tras quedar desiertos «sin exigir nada a cambio a las compañías aéreas». Gil señala que el aumento en las partidas económicas debería suponer la exigencia a las aerolíneas de más frecuencias y de una ampliación de la oferta a otros destinos, y más en un momento crítico para la conectividad aérea de Asturias, «por vez primera en casi treinta años sin vuelos internacionales».

Así, la formación morada ha preguntado al Gobierno por las aerolíneas con las que ha mantenido contacto el Gobierno de Asturias a tal efecto, así como por los responsables del Ejecutivo que han mantenido esa comunicación al estar preocupados «por las prácticas monopolísticas» a las que ha contribuido este Gobierno, señala Efe.

El Principado tuvo que convocar por segunda vez tanto el concurso de promoción turística en conexiones nacionales como en las conexiones internacionales, ya que ambos quedaron desiertas en una primera fase. El Gobierno decidió entonces incrementar la dotación económica para hacer el proceso más atractivo para las compañías aéreas. Al mismo tiempo, la Administración anunció que realizaría una ronda de contactos con las aerolíneas para saber en qué situación se encontraba y para animar su participación. Sin embargo, se negó a cambiar los criterios iniciales de los pliegos, que han indignado a colectivos como la plataforma de Afectados por la Cancelación de Vuelos Asturias-Londres, que no está de acuerdo con que se exija rutas a aeropuertos principales y se relegue otras como las de Stansted, terminal en la que opera Easyjet.