Nuevo giro en la investigación del rey del cachopo

La Policía Nacional ha destapado una trama muy distinta sobre la muerte de la novia de César Román

César Román, el rey del cachopo
César Román, el rey del cachopo

Redacción

César Román, el empresario madrileño más conocido como el Rey del Cachopo y actualmente en prisión provisional por el asesinato de su novia Heidi Paz de 25 años saltó a las televisiones de toda España por su truculenta historia. Sus deudas en la capital, así como sus numerosos negocios fraudulentos podrían haberle desencadenado muchos problemas, por lo que en un primer momento se supuso que huyó por temas monetarios. Hasta que la Policía encontró el cadáver descuartizado y metido en una maleta de su pareja en una nave en Usera que había sido previamente quemada. Así empezó una órden de busca y captura que acabaría en un bar de Zaragoza donde Román se había construido una vida falsa con un nuevo nombre y a apellido. El rey del cachopo sigue encarcelado, pero parece que la investigación ha tomado un nuevo giro. La Policía Nacional apunta al madrileño como el autor del crimen, el pasado verano, tras matar a Heidi de forma accidental en el piso que ambos compartían en Vallecas, tal y como informa el periódico El Mundo. 

Las sospechas se centran sobretodo en una discusión en la que Román pudo golpear o empujar a Paz y provocar su muerte. Unas hipótesis que podrían reafirmarse por el hecho de que el rey del cachopo ya había sido condenado por violencia machista por su anterior pareja. Por lo tanto, es posible que tras esta pelea César matase a la joven y al ver lo sucedido se asustase, la descuartizase y enterrase parte de su cuerpo. Dejando el torso, lo más pesado dentro de una maleta que más tarde sería encontrada en su nave de Usera. Los agentes de la Brigada Policial Científica han registrado la vivienda de Vallecas, donde han encontrado vestigios de ADN que están analizando. A pesar de todo, el rey del cachopo sigue negando estos hechos, afirmando que había una banda que le amenazaba por sus problemas monetarios

 Los indicios de la Policía para incriminar a César Román

Los investigadores de Homicidios de la Policía Nacional cuentan con indicios suficientes y determinantes para incriminar a César Román, más conocido como el «rey del cachopo», en el asesinato de su novia, Heidi Paz, cuyo torso apareció en una maleta en un local del distrito de Usera (Madrid) en agosto. Fuentes de la investigación han indicado a Efe que los agentes suman diferentes pruebas que pueden ser clave para inculparlo en el asesinato de su novia.

Entre esos indicios está, apuntan las fuentes, el testimonio de un taxista que asegura que trasladó a Román a principios de agosto con una maleta hasta el local de la calle Sebastián Gómez que recientemente había adquirido el arrestado en régimen de alquiler para abrir un nuevo restaurante. Fue allí donde el 13 de agosto y a raíz de un pequeño incendio los bomberos descubrieron en una maleta el tronco de una persona en descomposición, ya que había sido rociado de algún químico, y al que le faltaban las extremidades, la cabeza y los pechos, que la asesinada llevaba con prótesis de silicona. Tres meses después, la Policía confirmaba que el torso correspondía a Heidi Paz, cuya familia denunció su desaparición el 23 de julio. Apenas 24 horas después fue detenido su actual pareja en un restaurante de Zaragoza, donde con identidad falsa -se hacía llamar Rafael Rujano-, barba y más delgado, trabajaba desde hace dos meses como cocinero.

¿Qué se sabe del «Rey del cachopo»?

F. Sotomonte
Imagen facilitada por la Policía Nacional de la detención en Zaragoza de César Román, el empresario conocido como el  rey del cachopo
Imagen facilitada por la Policía Nacional de la detención en Zaragoza de César Román, el empresario conocido como el "rey del cachopo"

César Román, que fue nombrado embajador gastronómico por Caunedo, se hacía pasar por un cocinero llegado de Venezuela y llamado Rafael

El rey del cachopo no era asturiano, ni tampoco natural de Bilbao, como solía decir a veces, ni tampoco acababa de llegar de Maracaibo en Venezuela en busca de un oficio de cocinero en España por su experiencia «en los fogones». Tampoco se llamaba Rafael Rujano Contreras, que fue su última máscara antes de ser detenido, sino César Román el hombre que emprendió una huida de cuatro meses, dejando atrás una cadena hostelera en Madrid y también un cadáver, horriblemente mutilado, guardado en una maleta, abandonada en una nave de su propiedad y que sólo 24 horas antes de su detención se pudo identificar como el de su última novia, la joven hondureña de 25 años, Heidi Paz.

Seguir leyendo

Comentarios

Nuevo giro en la investigación del rey del cachopo