El rey del cachopo que se enfrentó a Ferrán Adriá cierra su emporio y se esfuma

Carteles de SOS Desaparecidos ayudan a buscar a Cesar Román, el hostelero que criticó al chef por comparar el plato con una croqueta

Cartel de SOS Desaparecidos que ofrece los datos de búsqueda de César Román el rey del cachopo
Cartel de SOS Desaparecidos que ofrece los datos de búsqueda de César Román el rey del cachopo

Corría el mes de enero de 2017. El prestigioso cocinero español Ferrán Adriá visitaba el Principado y en una entrevista con La Voz de Asturias comparaba el cachopo con una croqueta. La polémica no había hecho más que estallar. Las redes se inundaron de mensajes a favor y en contra del planteamiento de uno de los referentes de la cocina mundial. Uno de los que criticó a Adriá era César Román, un cocinero que había hecho del pujante plato asturiano uno de sus mayores reclamos. Contaba con varios restaurantes en la capital y publicitaba uno de ellos como ganador del concurso del mejor cachopo del mundo de 2016. Hoy, César Román ha cerrado todo su emporio y está desaparecido. Al menos, la organización SOS Desaparecido lo da por ilocalizable y ha colgado un cartel con sus datos personales para tratar de encontrarlo.

Esta bajada a los infiernos del en otros tiempos rey del cachopo en Madrid no parece casual. Medios como El País realizan un repaso a su polémica trayectoria, con todas sus luces y sus sombras. Una de ellas, quizá no la más grave pero sí significativa, es que parece que nunca ganó un concurso al mejor cachopo del mundo. Eso también forma parte del halo que le rodea.  

Su trayectoria

Entre los años 2016 y 2018 llegó a abrir hasta cinco negocios diferentes, alquiló naves industriales para producir en cadena y hasta compro motos para el reparto, como si se tratase de una franquicia al uso. Toda esta burbuja comenzó a deshincharse hace unos meses. Los restaurantes, que respondían a la marca A Cañada Delic Experiencie, cerraron sus puertas. Proveedores y trabajadores comenzaron a denunciar impagos. Pronto explicaron que era imposible localizarlo. De este hecho, el portal El cierre digital fue el primero en hacerse eco de su desaparición. El País señala que su familia interpuso una denuncia por desaparición ya en el mes de julio.

Su trayectoria comenzó en la calle Alonso del Barco, en el barrio de Embajadores. Román asumió la gestión de un restaurante al que bautizó como A Cañada. Intentó utilizando como reclamo alguno de los platos más contundentes de la gastronomía asturiana, como la fabada o el cachopo. Subió como la espuma en muy poco tiempo. Muchos ponen ahora en tela de juicio todo lo que contaba, desde su origen vasco al hecho de que hubiese tenido pasaporte diplomático ruso.

Su divorcio con la mujer que le había ayudado a montar los primeros restaurantes marcó un punto de inflexión en su trayectoria. Se repartieron los locales y ella apareció en el programa de Chicote, en La Sexta, para tratar de reflotar su negocio. A César Romá, el cachopo le sirvió para relanzar su parte en 2016 y para recorrer a toda velocidad los dos últimos años. 

Ahora está desaparecido. Su cartel de SOS Desaparecidos le describe como un hombre que mide 1,52, pesa 70 kilos, tiene los ojos marrones claros y el pelo castaño.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El rey del cachopo que se enfrentó a Ferrán Adriá cierra su emporio y se esfuma