Tráfico no multa a los conductores que superan el límite de 90 durante la alerta

La jefa provincial explica que lo fundamental es concienciar a la población no sancionar. Casado reconoce que no hay radares móviles ni controles específicos

Los panales de las autovías y autopistas del área central de Asturias informan de la limitación a 90 kilómetros por hora de la velocidad por polución
Los panales de las autovías y autopistas del área central de Asturias informan de la limitación a 90 kilómetros por hora de la velocidad por polución

Redacción

«Lo fundamental es concienciar a la población, no sancionar». En estos términos se ha expresado la jefa provincial de Tráfico, Raquel Casado, sobre el límite de velocidad de 90 kilómetros por hora en las autopistas y autovías del área central asturiana mientras dure la alerta por contaminación. De hecho, no hay radares móviles midiendo esa velocidad ni tampoco controles específicos de las Guardia Civil. Casado ha explicado que se han limitado a exhibir la información en los paneles y cree que el grado de cumplimiento está siendo alto. Ella misma ha tenido que desplazarse por las principales vías y ha reconocido que lo que ha visto era muy positivo.

La declaración de la responsable de la Jefatura Provincial de Tráfico choca con las palabras de la directora general de Prevención y Control Ambiental, Elena Marañón, que, curiosamente, ha lamentado la falta de concienciación de algunos conductores por no respetar los límites. Tras presidir la reunión de los comités de seguimiento y valoración del protocolo de calidad del aire, Marañón ha explicado que los ciudadanos siempre demandan medidas para controlar la polución pero ha lamentado que «cuando se toman, ellos no responden». Al contrario que Casado, ha destacado el alto número de conductores en Asturias que superan esos 90 kilómetros por hora e, incluso, ha explicado que han sido detectados por radares móviles, recoge EFE.

«La medida la considero que es bastante eficaz al reducir las emisiones. Quizá el lunes la gente podría estar un poco despistada pero ha habido falta de concienciación», ha subrayado la directora general de Prevención y Control Ambiental, que ha recordado que la competencia para sancionar a estos conductores es la de Dirección General de Tráfico pero, ha recalcado, «podrían ser sancionados». Pero no lo van a ser. Así lo ha reconocido Casado.

La jefa de Tráfico ha insistido en que la prioridad es concienciar para reducir emisiones y ha reclamado la colaboración de todos los estamentos, incluidos los medios de comunicación, que juegan un papel fundamental. «El objetivo no es multar, sancionar. El radar está para otra cosa, como para evitar accidentes en puntos peligrosos», ha insistido. En este caso, explica que se trata de extremar el cuidado al volante hasta que se limpie el ambiente, ya que es una medida eficaz. En todo caso, es necesario hacerlo en autovías y autopistas, ha matizado, porque en las carreteras convencionales el límite ya está en 90 kilómetros por hora desde hace unos meses. 

La labor es similar a la que se realiza con algunas otras incluidas en ese nivel 1 del protocolo anticontaminación, como la recomendación de no usar las calefacciones o la petición a los ayuntamientos de baldear las calles. Sin medidas eficaces, pero no se sanciona si no se realiza. Este es el ejemplo citado por Casado.

El Principado ha decidido mantener activo el protocolo de actuación ante episodios de contaminación del aire en nivel 1 (aviso) para las zonas de Oviedo y Gijón, donde permanece activo desde el domingo, así como la de Avilés, vigente desde el lunes. En Oviedo, ha habido una mejoría de la situación. En Avilés, se mantiene estable, mientras que en Gijón se han producido mejoras en algunas estaciones, en tanto que en otras se han producido repuntes. Marañón ha apuntado que las previsiones apuntan a una mejoría de las condiciones meteorológicas, pese a que no se esperan lluvias hasta el domingo.

De acuerdo al protocolo, la aglomeración de Oviedo incluye los concejos de Oviedo, Noreña, Siero, Ribera de Arriba, Llanera y, parcialmente, la zona industrial de Morcín; La de Avilés, los concejos de Avilés, Gozón, Corvera, Castrillón y, parcialmente, Carreño -Tabaza-, y la de Gijón, los de Gijón y Carreño, excepto el entorno de Tabaza y la zona situada al oeste de la autopista A-66. A estas áreas se suma una cuarta, la de las cuencas centrales (Mieres, Langreo y San Martín del Rey Aurelio y, parcialmente, Lena -en el valle del Caudal-), donde por el momento no ha sido necesario adoptar medidas.

¿Por qué se disparan las alertas por contaminación? La clave, las altas presiones

Xavier Fonseca

Asturias, además de Madrid, Barcelona o Valladolid, activa sus protocolos antipolución en áreas urbanas; el movimiento descendente del aire bloquea el humo que emiten los vehículos

Los protocolos anticontaminación se han activado en las áreas urbanas de Asturias, Madrid, Barcelona, Valladolid y Murcia. ¿Por qué sucede estos días? La gran clave, el tiempo. Para entender la física detrás de una borrasca y un anticiclón, hay que saber qué está haciendo el aire en cada situación. Con las bajas presiones, como su propio nombre indica, el peso de la atmósfera sobre la superficie es menor y el aire sube. En su ascenso comienza a enfriarse y a una determinada altura la humedad que contiene se condensa y forma nubes. Con las altas presiones ocurre al contrario, la atmósfera pesa más y el aire se mueve de arriba hacia abajo, generando un movimiento que se llama subsidencia. Este desplazamiento impide que el aire pueda ascender y por ello un anticiclón produce estabilidad.

Seguir leyendo

Comentarios

Tráfico no multa a los conductores que superan el límite de 90 durante la alerta