La Junta reclama por segunda vez a los registradores las inmatriculaciones de la Iglesia asturiana

Los impulsores recuerdan que la primera respuesta fueron cuatro hojas «carentes del mínimo respeto, rigor y formalidad»

La plaza de la catedral de Oviedo
La plaza de la catedral de Oviedo

Redacción

No les sirven unas hojas sueltas, con cuatro apuntes y datos inconexos. Reclaman un listado riguroso, bien a bien, fecha a fecha. La Comisión de Peticiones y Derechos Humanos de la Junta General del Principado ha reclamado, por unanimidad, al Decanato de los Registros de Propiedad de Asturias el listado de propiedades inmatriculadas por la Iglesia en la región. Es la segunda vez que cursan la petición. La primera se remonta a 2017 y el resultado fue decepcionante. Apenas remitieron cuatro folios con algunos apuntes que no permitían llegar a conclusiones. Incluso no aparecían propiedades de las que ya tenían constancia.   

El Grupo Inmatriculaciones de Asturias, que está integrado dentro de la Coordinadora Recuperando, de ámbito nacional, y del que forma parte Asturias Laica, es el colectivo que está liderando esta investigación. El grupo había elevado en septiembre de 2017 a la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos de la Junta General del Principado una petición para que recabara, «por los cauces oportunos, el listado de los bienes inmatriculados por la Iglesia, en sus distintas denominaciones, conforme al derogado artículo 206 de la Ley Hipotecaria». La comisión dio el visto bueno a esta solicitud en junio de 2018.

El Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España respondió con rapidez. En dos meses, con la firma de la decana, Margarita de Carlos Muñoz, remitía el listado a la Junta General del Principado. Era el 8 de agosto de 2018. El resultado fue decepcionante. El Grupo de Inmatriculaciones Asturias señala que ese documento «carece del mínimo respeto, rigor y formalidad que debería corresponder a una petición de la Administración pública». El contratiempo no fue suficiente para tumbar sus aspiraciones. El pasado 2 de noviembre de 2018 volvió a cursar una nueva solicitud ante la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos de la Junta General. Esta vez, señalan en el escrito, esperan «una respuesta completa y veraz», en la que se inluyan «todas las notas simples registrales de todos los bienes inmatriculados desde 1978, sin aportación de título de propiedad al amparo del hoy derogado artículo 206 de la Ley Hipotecaria».

Esta petición es la que recibió luz verde la semana pasada, por unanimidad de todo los grupos. La resolución señala, de manera literal, lo siguiente: «La Comisión acuerda, al amparo del artículo 71.2 e) del Reglamento de la Junta General del Principado de Asturias, el envío del escrito de los peticionarios, presentado el 2 de noviembre de 2018, al Consejo de Gobierno». Ahora el colectivo espera otra actitud de los registradores. Sus impulsores están convencidos de que es un paso imprescindible para saber la realidad de lo sucedido, al igual que llevan años haciendo en otras comunidades como Navarra. No saben qué se van a encontrar exactamente pero cree que debajo del silencio se esconde demasiado.

La Iglesia asturiana inmatriculó el templo en el que se casó Franco

Susana D. Machargo
Iglesia de San Juan el Real de Oviedo
Iglesia de San Juan el Real de Oviedo

Inscribió también una capilla construida por vecinos y parte del monasterio de Villanueva de Oscos. El Colegio de Registradores remite al Parlamento un listado de solo dos folios y sin datos concretos

La iglesia parroquial de San Juan el Real, el templo ovetense en el que se casó Francisco Franco con Carmen Polo; la iglesia de Tresali, en Navia, construida con donativos y rifas organizadas por los vecinos; parte del monasterio de Santa María, en Villanueva de Oscos, un bien de interés cultural de gran relevancia; o la capilla de San Juan Bautista, en Cenero (Gijón), un ejemplo de la arquitectura románica del siglo XIII. Estos son solo tres ejemplos, aunque representativos, de los bienes inmatriculados por la Iglesia asturiana, mientras fue legal que pusiera a su nombre propiedades sin tener que mostrar una escritura de propiedad. La investigación abierta por el Grupo de Inmatriculaciones Asturias, con el respaldo de la Junta General del Principado, avanza pero de manera lenta. El Colegio de Registradores ha respondido a la petición de información del Parlamento enviando únicamente dos folios, sin fechas o datos exactos del nuevo titular. El Grupo sabe que el listado está incompleto porque tiene en su poder certificados de algunos registros de la propiedad locales que incluyen inmuebles que el propio colegio ha obviado. Ese es el caso de terrenos, cementerios e iglesias en Siero.

Seguir leyendo

Comentarios

La Junta reclama por segunda vez a los registradores las inmatriculaciones de la Iglesia asturiana