Redacción

José María Vigil, exempleado de Viajes El Corte Inglés, ha negado que urdiera una «trama» para obtener un «superávit» con la facturación a la fundación del centro cultural, aunque sí ha admitido «errores». Vigil, que afronta una petición fiscal de ocho años de cárcel acusado de un delito de estafa en concurso con falsedad y de otro de malversación como cooperador en el caso Niemeyer, ha defendido la tercera sesión del juicio que en la facturación que emitió no hay ningún abono que no se corresponda con un servicio real.

 

El acusado ha explicado que, aunque no había un acuerdo escrito, sí había un interés por trabajar con Grueso porque era un buen cliente y ha reconocido que incumplió el protocolo de actuación de El Corte Inglés al facilitar servicios sin contar con la autorización de la oficina central, recoge EFE. Al aflorar que el centro Niemeyer «debía mucho dinero», el agente envió varios correos electrónicos en los que pedía «desesperadamente» un reconocimiento de deuda, pero Grueso contestó «dando largas» sin hacer pagos ni emitir transferencias, según la versión de este acusado.

En este juicio, que continuará el lunes, Natalio Grueso afronta una petición fiscal de once años de prisión, diez años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros por la presunta comisión de un delito continuados de malversación en concurso medial con falsedad, otro societario y un tercero de insolvencia punible relacionados con la supuesta emisión de facturas falsas o manipuladas.

Grueso y su exmujer viajaron por todo el mundo para «hacer contactos» para el Niemeyer

La Voz
La exmujer del exdirector general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso, Judit Pereiro
La exmujer del exdirector general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso, Judit Pereiro

Judit Pereiro insiste en que su colaboración era altruista y que aportaba «valor añadido por su dominidio de otros idiomas»

La exesposa del que fuera director general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso, Judit Pereiro, ha justificado los viajes que ambos hicieron por todo el mundo por la necesidad de hacer contactos para el centro cultural de Avilés, si bien ha dicho desconocer todo lo relacionado con facturas o pagos. Durante la tercera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Oviedo por las presuntas irregularidades contables en la etapa de Grueso al frente del Niemeyer, Pereiro ha insistido en que su colaboración con el centro era altruista y que ella aportaba como «valor añadido» su dominio de lenguas extranjeras y su capacidad para hacer contactos culturales.

Seguir leyendo

Comentarios

El agente de viajes niega una trama para conseguir fondos extra para el Niemeyer