Giro de 180 grados en el tiempo: vuelve la nieve a Asturias

El aire polar que alcanza mañana la región hará desplomarse las temperaturas

Temporal de frio en Asturias
Temporal de frio en Asturias

Redacción

El aire polar cuya influencia se preveía clave en el cambio del tiempo en Asturias parece que va a tener unas implicaciones mayores de las esperadas. Si bien se esperaba una caída notable en la cota de nieve, este desplome en principio no se ligaba a la aparición de nevadas en la región. Los últimos datos recabados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) muestran que la nieve llegará a la región a partir del miércoles, jornada en la que la cota de nieve se situará en los 400 metros. El cambio térmico, por lo tanto, no es el único resultado del paso de este aire polar por el Principado. Mañana se producirán las primeras lluvias de la semana, síntoma de que se avecina un cambio meteorológico.

Mañana martes entra en escena el aire procedente desde latitudes polares. Lo hará de todas formas durante las últimas horas. Será una jornada todavía marcada por el viento del nordés, que dejará el cielo más despejado en la mitad sur y con más nubes en la costa norte. Las temperaturas descenderán de forma notable en las zonas del interior, mientras que la costa resistirá bien la llegada de este agente climatológico ya que, pese a que la lluvia hará acto de presencia a lo largo de la semana, las máximas y mínimas apenas descenderán un par de grados. 

El miércoles, el aire polar comenzará a extenderse en Asturias, aunque su influencia será diferente según la zona de la región. Mientras que la costa mantendrá unas máximas de entre 11 y 12 grados durante la llegada de este frío polar, zonas como Somiedo o Degaña verán sus máximas pasar en un día de los 14 y 13 grados respectivamente hasta los 8 en ambos casos. Unos municipios cuyas mínimas alcanzarán registros por debajo de los menos cero grados el próximo fin de semana. En Somiedo, de viernes a domingo las mínimas serán de -3, -3 y -5 grados, mientras que en Degaña, serán de -1, -2 y -6 grados. Marcas que nada tendrán que ver con el litoral y gran parte del interior del Principado. Lo que es común a todo el territorio asturiano serán las precipitaciones que, aunque se prevén débiles, serán la tónica general en los próximos días. 

 De la primavera soleada a la llegada de la lluvia y la nieve

 Asturias disfrutó este fin de semana de temperaturas primaverales muy cálidas. El mercurio en el interior de la región registró este sábado y domingo unas máximas de entre 21 y 22 grados en Cangas del Narcea y Mieres, marcas que no distan apenas de las que anotan los termómetros durante la jornada de hoy, apenas un par de grados menos. Oviedo experimentó el fin de semana unas máximas de entre 19 y 20 grados en este período, mientras que las máximas en la costa fueron más suaves, con unas mínimas más agradables. Los termómetros en el litoral asturiano se situaron entre los 16 y 18 grados de máxima en Llanes, y Avilés y Gijón, que compartieron las mismas máximas que la ciudad llanisca. 

Un panorama totalmente distinto al que experimentará la región a partir de mañana, cuando entre el aire polar y provoque un giro de 180 grados en el tiempo del Principado para los próximos días. Una semana pasada por agua en la que la nieve volverá a hacer acto de presencia tras unos meses muy cálidos y secos, con precipitaciones muy esporádicas. Tocará sacar el abrigo del armario y no olvidarse los paraguas en casa. Así va a cambiar el tiempo en la región.

Comentarios

Giro de 180 grados en el tiempo: vuelve la nieve a Asturias