Señor ministro, le toca Asturias

Representantes del mundo rural del Principado valoran la propuesta de Pedro Sánchez de descentralizar la administración para afrontar el reto demográfico. El Gobierno autonómico ofrecerá «poblaciones idóneas» si se concreta la propuesta

La comarca de Los Oscos
La comarca de Los Oscos

¿Podría Asturias coger la sede de un ministerio, de una agencia gubernamental de la Administración central? Quizá sea algo que ocurra en el futuro. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, planteó la posibilidad de descentralizar las sedes de los organismos oficiales del Ejecutivo nacional como uno de los medios de frenar la despoblación en territorios gravemente afectados por el declive demográfico y el envejecimiento. Lo hizo en una reunión celebrada el pasado martes con distintos colectivos.

Fuentes del Gobierno asturiano valoraron la propuesta como muy positiva aunque destacaron que sería «prematuro» entrar en detalles sin que se haya concretado. «Ahora, sin duda, hay poblaciones de Asturias idóneas para convertirse en sede de varios organismos estatales, y así se lo haremos llegar al Gobierno central cuando esta cuestión se concrete» señalaron desde el Principado recordando la propuesta ya avanzada por Adrián Barbón de defender la ubicación de una oficina contra el reto demográfico en el suroccidente de la comunidad.

Desde el Ejecutivo asturiano se destacó que las cuestiones que atañen a la lucha contra la despoblación habían sido fijadas como prioridad por el presidente en el discurso de investidura  con ejemplos como crear la figura del Comisionado contra el Reto Demográfico, además del comprimiso de superar la brecha digital, estudiar la aplicación de medidas fiscales «y mantener los servicios públicos (como, por ejemplo, las escuelas rurales con cuatro alumnos)».

En el encuentro en Madrid el pasado martes, según recogió Europa Press, Sánchez propuso esta medida de descentralizar instituciones gubernamentales y trasladarlas desde Madrid a otras provincias del interior de España como una forma de frenar el despoblamiento de estas zonas. El portavoz de la Plataforma Soria Ya, Fernándo Arévalo, apuntó que el presidente en funciones no concretó qué instituciones podrían reubicarse en otras ciudades, pero ha hecho mención a capitales de provincia como una posibilidad que ayude a frenar la despoblación y reactivar laboralmente zonas del interior de España.

A esa cita acudieron también dos asturianos, Belarmino Fernández Fervienza, alcalde de Somiedo, y que acudió como presidente de la Red Asturiana de Desarrollo Rural (READER) , y Jaime Izquierdo, experto en desarrollo rural de la Asociación Española de Municipios de Montaña. La propuesta recibió muy buena acogida, por un lado porque se trata de una reivindicación que los alcaldes del mundo rural llevan planteando desde hace tiempo, aunque no como una solución mágica, sino como una medida más que debe acompañar al impulso a la actividad económica en zonas en declive. Además destacaron que esa descentralización también debería aplicarse en la administración autonómica, incluso en la iniciativa privada. «Nosotros en Asturias llevamos años diciendo que muchas instituciones que tengan que ver con el mundo rural deberían de estar en el mundo rural», destacó el alcalde Somiedo.

Eso sí, Fernández Fervienza destacó que tendría que desarrollarse una legislaciónh específica y que para mantenerse a largo plazo dbería contar con un amplio consenso político. «Claro, eso tendría que ser una política de Estado, y a nivel no sólo de la administración central sino también de las comunidades autónomas que tienen muchísimas competencias en muchos ámbitos». En este sentido, resaltó que «este tipo de políticas deberían realizarse no sólo desde el Estado sino desde las autonomías; que se instale parte de la administración autonómica que tenga que ver con el mundo rural en zonas rurales de Asturias».

El primer edil de Somiedo apuntó en todo caso que que la medida debería extenderse también «en el mundo empresarial, sobre todo de las grandes industrias agrarias, agroalimentarias, grandes cadenas de producción agrarias parte de sus instalaciones en vez de instalarse en los polígonos industriales de las ciudades tengan una parte en el mundo rural» y añadió que iniciativas de este tipo pueden empujar que ambos escenarios, el público y el privado, se empujen uno a otros para extender su actividad a áreas aquejadas por problemas demográficos «porque en el mundo rural tenemos la producción básica, pero la transformadora, la industria que es la gran generadora de riqueza y de empleo, se instala mayoritariamente en las ciudades».

«El mundo rural no es el problema sino parte de la solución» insistió Fernández Fervienza quien destacó que se trata de «hacerlo más justo, más igualitario y a la vez también está la lucha contra el cambio climático, la producción de energías renovables, la ganadería sostenible pero es importante que el impulso venga de una política estatal».   

Según las organizaciones presentes en la reunió con el presidente en funciones, Sánchez calificado ante sus interlocutores como un «error» el diseño radial de las infraestructuras en España en vez de enfocar la red con un sistema de «malla». 

Tras la moción de censura, Sánchez celebró uno de sus primeros consejos de ministros en Barcelona, una cita de hondo calado político en el contexto del debate soberanista y que no se recibió sin polémica y protestas por parte de grupos independentistas. Tiempo atrás, los socialistas catalanes reivindicaron en varias ocasiones la posibilidad de trasladar la sede de Senado a la ciudad condal, una idea que ya fue lanzada por el entonces alcalde de Barcelona, Pascual Maragall en 1992.

 

600.000 asturianos en 2050, ¿bulo o realidad?

Luis Ordóñez
Un fotograma de la película «Hijos de los hombres»
Un fotograma de la película «Hijos de los hombres»

Ninguna de las proyecciones oficiales augura una reducción tan drástica como la apuntada por el presidente de Fade y la candidata del PP en Asturias

Desde hace tiempo, al menos en Asturias, la cuestión del envejecimiento de la población y el declive demográfico, forman parte de la agenda política. Ha sido un asunto marcado como prioritario por la totalidad de las formaciones con representación parlamentaria y el año pasado, el Ejecutivo Autonómico presentó un plan a largo plazo para abordar esta materia mientras se reclamaba en la cumbre de presidentes que comenzara a considerarse como un asunto de Estado. La despoblación ha comenzado a acaparar titulares en la prensa nacional especialmente después de la manifestación celebrada en Madrid este último fin de semana con el protagonismo de las regiones de la denominada «España vacía». En el Principado, una cifra y una fecha redonda han comenzado a poner cuerpo al temor a la despoblación: una Asturias de apenas 600.000 habitantes en el año 2050. Pero ¿tiene visos de realidad un pronóstico tan drástico? ¿De dónde sale ese número?

Seguir leyendo

Comentarios

Señor ministro, le toca Asturias