El bloqueo político dispara el impacto económico en las cuentas de Asturias

L Ordóñez

ASTURIAS

A la falta de un mecanismo para recibir alrededor de 200 millones de financiación autonómica se suman las dificultades para actualizar las pensiones

20 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

En el mejor de los casos, si se cumplieran las previsiones más optimistas y después de las elecciones de noviembre se apuraran los plazos para la constitución de las nuevas cortes y no hubiera ningún tipo de obstáculo en la negociación de la investidura del nuevo gobierno, aún así, el país y sus administraciones habrán pasado un año largo con buena parte de sus trámites o demorados o paralizados. Al bloqueo político, que se ha agudizado en los últimos meses, se suma que la situación inmediatamente anterior ya era de por sí peculiar, si hubo una convocatoria electoral en abril fue porque el Ejecutivo salido de la moción de censura no había logrado reunir los apoyos necesarios para sacar adelante su proyecto de presupuestos. A la prórroga de una cuentas diseñadas por un gabinete conservadores (corresponde al último mandato de Montoro al frente del Miinisterio) se ha sumado la prolongación de situación en funciones del gobierno que le impide desplegar mecanismos de financiación a las comunidades autónomas, como son los casos de las entregas a cuenta o las mensualidades atrasadas del IVA.

En el caso de Asturias suman alrededor de 200 millones de euros, de los que unos 75 corresponden a las mensualidades atrasadas del IVA y el resto (algo más de 120 millones de euros) a la parálisis de las entregas a cuenta. Este jueves. la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, aseguró que «casi» tiene la solución para abonar a las comunidades autónomas las cantidades pendientes de las entregas a cuenta, que deberían efectuarse antes del 15 de diciembre y que se encuentran bloqueadas por la situación de interinidad del Gobierno.

«Casi tenemos ya la solución, pero tenemos que dejar que trabajen los cuerpos técnicos del Ministerio, que son los que definitivamente la tienen que validar», una respuesta que tendría que llegar «antes de diciembre», ha explicado la ministra en una entrevista en Antena 3 recogida por EFE. En todo caso, la ministra no detalló cómo sería este mecanismo e insistió en que hay un problema «de tesorería», no presupuestario, que para la mayoría de las regiones equivale a unos 15 días de pago, por lo que ha criticado que «algunos estén utilizando las entregas a cuenta para supuestamente justificar su inacción». La ministra recalcó que, al margen del conflicto por las entregas a cuenta, las comunidades autónomas que incumplieron el objetivo de déficit público en 2018 -Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía- recibirán «lo antes posible» aportaciones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para poder hacer frente a sus pagos.