La UE alerta de la polarización de sueldos en Asturias

ASTURIAS

Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo
Concentración de Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo

Un informe de la comisión europea alerta de las consecuencia políticas del crecimiento del desequilibrio económico entre regiones

23 nov 2019 . Actualizado a las 10:21 h.

En lo que concierne a la cohesión territorial, a la convergencia económica de los distintos países que conforma la UE, el balance es a la vez una historia de éxito inédito y también un fracaso contundente con tendencia a cronificarse. Y no se trata de ninguna paradoja sino de que el fenómeno se produce en dos niveles distintos a la par. La UE ha logrado en décadas una convergencia notable entre los estados miembros pero dentro de cada uno de ellos, la desigualdad entre regiones no se ha atenuado sino que ha crecido. Es una de las conclusiones del estudio «European Jobs Monitor 2019: Shifts in the employment structure at regional level (Monitor de Trabajos Europeos 2019. Cambios en la entructura del empleo a nivel regional)», auspiciado por Comisión Europea y que en sus conclusiones advierte además de que esta brecha está suponiendo un caldo de cultivo para movimientos políticos que quieren minar la democracia.

El informe se detiene en valorar los cambios que ha habido, territorio a territorio, entre los años 2002 y 2017) respecto al auge de empleos bien remunerados o la extensión de trabajos peor pagados y más precarios, en muchas ocasiones, aunque dependiendo de la comunidad, siendo situaciones que ocurren a la vez, lo que hace crecer la polarización social. En el caso de España, el estudio destaca que hay una brecha entre comunidades del norte y del sur en la metamorfosis de una década en el mercado laboral, con trabajos peor pagados hacia el Mediterráneo. 

Sin embargo, Asturias aparece en peor lugar que el resto de las comunidades del norte. Frente a Galicia, País Vasco, Navarra o La Rioja y Cantabria, la expansión del empleo en el Principado tiene un movimiento mucho más acentuado hacia los empleos con menor remuneración, hay también un leve incremento de trabajos bien pagados (pero menor que en el resto de territorios de la cornisa cantábrica) y un desplome de los empleos que se encuentran en un término medio. Es decir, en una década y media, las diferencias sociales entre la gente que tiene un empleo en Asturias se han acrecentado, la brecha entre uno y otros se ha disparado sin el colchón intermedio de trabajos medianos, un vector que se ha hecho más rico y otro más pobre aún con trabajo.