Retos de un joven gobierno en una región envejecida

ASTURIAS

El nuevo equipo de gobierno en la toma de posesión de los consejeros
El nuevo equipo de gobierno en la toma de posesión de los consejeros

Empleo, transición energética o una población cada vez más anciana son algunos de los retos que debe afrontar el nuevo Gobierno regional

09 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Al nuevo Gobierno salido este año de las urnas se le plantean importantes asuntos que gestionar, dado que la situación económica y social de la región está en una importante encrucijada. Desempleo, despoblación, pobreza, incertidumbre industrial, transición energética, cooficialidad… Son ámbitos a los que tendrá que intentar dar solución los próximo cuatro años. 

El paro, ese monstruo

Adrián Barbón llegó a la presidencia del Principado con 67.526 parados. La contratación indefinida había bajado un 17,7% interanual, datos suficientes para ver el problema que el nuevo presidente tiene por delante para generar empleo estable y de calidad en Asturias. Se propuso dar un vuelco a las medidas existentes reformulando las anteriores políticas activas de formación para el empleo y reinserción social e impulsar un nuevo modelo de planes de empleo en colaboración con los ayuntamientos.

Tristeza demográfica

El envejecimiento y despoblación son algunas de las principales preocupaciones del nuevo jefe del ejecutivo autonómico. La región iniciaba este año 2019 con 1.022.670 habitantes, esto es, 5.574 menos que a comienzos de 2018. Aunque el descenso ha sido menor que en los últimos años de este lustro, lo cierto es que la merma en el padrón en la última década ya se eleva a 62.619 habitantes. A esto se suma el envejecimiento, en el que la comunidad autónoma se sitúa a la cabeza. También el éxodo que se está produciendo en las zonas rurales, donde la llamada brecha digital todavía afecta a más de 85.000 asturianos.