El Aeropuerto de Asturias se acerca a su récord absoluto de pasajeros

Carla Vega REDACCIÓN

ASTURIAS

Un grupo de pasajeros consulta los vuelos en el Aeropuerto de Asturias.Un grupo de pasajeros consulta los vuelos en el Aeropuerto de Asturias
Un grupo de pasajeros consulta los vuelos en el Aeropuerto de Asturias

La terminal cerró el 2019 con 1,41 millones de usuarios, la cifra más cercana al máximo establecido en 2007

13 ene 2020 . Actualizado a las 14:02 h.

El Aeropuerto de Asturias cierra el ejercicio de 2019 con total de 1.417.433 pasajeros, un 1,2% más que en 2018. Este dato es el mejor de los registrados desde que consiguiera su mayor número de usuarios -1.560.830- en el 2007. Ese año 2007 supuso para el Principado un récord no solo de pasajeros aéreos, sino uno en generalizado en el sector turístico asturiano, que posteriormente con la llegada de la crisis se desplomó. Han sido 10 años los que el turismo ha necesitado para recuperarse de aquel duro golpe. 

Las causas de la acusada disminución de la actividad del aeropuerto, que llegó a tocar suelo en el 2014, con solo 1.065.000 viajeros, son múltiples. La crisis económica que atizó un fuerte golpe al mercado turístico internacional fue uno de los motivos argumentados. En el caso de Asturias, la tendencia general se vio agravada por la paulatina marcha de aerolíneas y por una reducción alarmante de la oferta de vuelos. La falta de conexiones nacionales e internacionales ha centrado el debate político desde entonces. La última polémica, surgida en el 2019, se produjo precisamente porque el concurso de promoción internacional convocado por el Principado, con la idea de conseguir hasta tres rutas directas con otros países, quedó desierto. Después de una segunda oportunidad, y después de que el Gobierno regional se pusiera en contacto con diferentes compañías, consiguió que Vueling formalizara una petición y que se restableciera, al menos, la ruta con Londres. 

Tras un invierno sin vuelos internacionales, la terminal asturiana comenzó a recuperar el pulso y no solo gracias a Vueling. El hecho de que Volotea montara una base de operaciones en el Principado, en el año 2012, fue un revulsivo. Air Europa olvidó su espantada de 2014 y regresó al Principado para hacer competencia a Iberia en la ruta con Madrid. Aunque aún hay mucho camino por delante, los resultados del aeropuerto en los últimos dos años parecen mostrar una mejoría en el sector aéreo asturiano.