Japón abrirá 22 centrales térmicas mientras Europa se descarboniza

ASTURIAS

El país plantea la construcción de las nuevas plantas en los próximos cinco años. Sus emisiones equivalen a las de todos los coches de EE.UU. en un año

05 feb 2020 . Actualizado a las 10:41 h.

El impacto del accidente nuclear de Fukushima, el año 2011 en Japón, fue inmenso en daños materiales y provocó la evacuación de más de 100.000 personas; pero también ha tenido efectos profundos en los vaivenes de la política energética internacional. Fue a raíz de ese desastre por lo que Alemania dejó de lado su apuesta por la energía nuclear y fortaleció la de carbón, hasta el punto de que, incluso en un contexto de de cierres anunciados en todo el ámbito de la Unión Europea, el país germano ha dado luz verde a la apertura de una nueva planta para quemar carbón a partir de junio en Dortmund. Pero el propio Japón ha dado un giro y plantea ahora la construcción de hasta 22 centrales térmicas en 17 ubicaciones diferentes a lo largo del país en los próximos cinco años.

Este proceso tendrá una enorme incidencia, ya que se trata de una de las fuentes energéticas más contaminantes, en los tratados para tratar de frenar el cambio climático pero también en el aspecto económico. En distintas regiones europeas, como es el caso de Asturias o Galicia, aún está por medir la incidencia en el empleo y la garantía de suministro eléctrico para la industria de la descarbonización mientras se reclama que las instituciones comunitarias fijen un arancel medioambiental para eludir la competencia desleal de países que pueden ofertar productos, especialmente en la siderurgia, mucho más baratos por no tener que cumplir la rigurosa normativa de Bruselas en materia medioambiental.

Los planes de extensión del carbón en Japón han sido recogidos en un reportaje publicado por The New York Times en el que también se hacen eco de las protestas que ha despertado esta política del gobierno nipón y la ruptura de sus compromisos de rebaja de emisiones en los próximos años.