«Con la nueva baremación del Sespa, 25 días trabajados valen más que un 10 en la oposición»

ASTURIAS

celadores, sanidad, Sespa, hospital, Asturias, Principado, médicos, enfermería
celadores, sanidad, Sespa, hospital, Asturias, Principado, médicos, enfermería

Trabajadores y candidatos en bolsa contrarios al cambio del pacto de contrataciones detallan las razones por las que se están movilizando. «Nos cambian las normas a mitad del partido», denuncian

26 feb 2020 . Actualizado a las 23:04 h.

«Con la nueva baremación que pretenden imponer, 25 días trabajados valen más que un 10 en la oposición. ¿Para qué sirve, entonces, esforzarse y trabajar?». Este es solo uno de los ejemplos prácticos que ponen los trabajadores y candidatos en bolsa del Servicio de Salud del Principado (Sespa) contrarios a la intención de la gerencia de cambiar el actual modelo. Son profesionales que se presentaron a las oposiciones, que han cumplido con todos los requisitos marcados por la administración y que ahora se niegan a que se multiplique por diez el peso de la experiencia y se reduzca a la mitad el de los méritos. Entienden que «se están cambiando las normas a mitad del partido» y que no se está premiando el esfuerzo. Insisten en que no van contra nadie, ni contra los más veteranos ni contra los que entraron directamente desde las listas del paro. Solo tratan de defender sus derechos. Lo hacen por todas las vías a su alcance. Están llamando a las puertas de los sindicatos, de los partidos políticos y hasta el defensor del pueblo. Este sábado quieren hacer una exhibición de fuerza en una concentración delante del HUCA. «Somos unos 10.000 afectados», explican con una cifra que han dado en multitud de ocasiones y que creen que les ha dado la fuerza suficiente como para que el Gobierno y los sindicatos comiencen a plegar velas y a reconsiderar sus posiciones.

Con nombres y apellidos

El grupo no solo da ejemplos prácticos, también pone rostro a sus demandas. Son trabajadores de carne y hueso que quieren trabajar en la sanidad pública y que comienzan desde abajo pero que no están dispuestos a asumir un cambio en la normativa. Patricia Suárez es auxiliar administrativo. Se presentó a las últimas oposiciones y está trabajando por primera vez en el Sespa. El primer contrato que aceptó fue una sustitución de un día en Somiedo. «No me quejo. Me levanté a las cinco de la mañana, cogí el coche y fui de mil amores. Lo digo para que sea vea que no estamos pretendiendo contratos de un año. No pedimos más que lo que nos corresponde. Con la puntuación que tenemos podemos rascar bajas, morosos, griposos», argumenta. Pero no está dispuesta a renunciar a ellos.

Iván Arias y José Ignacio García son ambos celadores. Se presentaron a la oposición y todavía no está trabajando ninguno de los dos. Iván Arias ya tiene experiencia en el Sespa pero José Ignacio García todavía está esperando su primera oportunidad. Son, por tanto, perfiles diferentes con una misma aspiración y con la misma idea en mente: no van a permitir que se multiplique por diez la experiencia y se dividan a la mitad los méritos. Sería la puntilla a un sistema en el que la oposición solo vale ya un 1%. «Si lo único que vale es la experiencia, ¿entonces para qué valen unas macrooposiciones a las que se han presentado 40.000 personas en total? ¿Han sido un paripé?», se pregunta Iván Arias. Por su parte, Ignacio García aclara una de las críticas que se les está haciendo desde otros grupos de trabajadores: «Nosotros no venimos a echar a nadie. En todo caso, los afectados son unos pocos que vienen desde las bolsas del paro y no se han presentado a la oposición. Para los veteranos nosotros no somos competencia».