El cabreo monumental de los autónomos: «Muchos nos vemos abocados al cierre»

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Pilar Canicoba

Dicen que las medidas anunciadas, con demasiada letra pequeña que no todos pueden cumplir, les dejan completamente abandonados y, tras la negativa a suspender la inminente cuota de la Seguridad Social, les abocan «a seguir empufándose»

28 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Bajo el paraguas de los autónomos, antes de la crisis sanitaria del coronavirus, existían muchas realidades diferentes que, en España, siempre han sido tratadas con la misma vara de medir. No importa que el beneficio que saca en limpio un autónomo al mes, que podría equivaler al sueldo neto de un trabajador por cuenta ajena, ni se acerque de lejos al salario mínimo profesional. Tiene una serie de obligaciones que pagar religiosamente cada mes por la cuenta que le trae. Y parece ser que ni siquiera durante este estado de alarma, en el que la gran mayoría han tenido que cerrar sus negocios o han visto mermada la prestación de sus servicios, se van a librar de seguir pagando mínimo 286 euros al mes a la Seguridad Social.

En Asturias, que en 2019 perdió más de mil autónomos, el número total ronda los 74.000. Febrero ya había sido un mes en el que el Principado era una de las pocas comunidades autónomas en las que se perdían autónomos mientras en el resto todo lo contrario. «Son muchos los autónomos que viven al día y que consiguen un dinero que no llega ni de lejos al salario mínimo profesional después de impuestos», asegura Tomás Vallina, coordinador de la asociación Autónomos Unidos para Actuar (AUPA) en Asturias.

«Si estamos ingresando cero euros ¿cómo quieren que paguemos? Esa esa la gran pregunta de la mayoría de los autónomos. Hay quien dice que no la va a pagar, pero tampoco puedes hacerlo porque, aparte de que te llegará con recargo, no te podrás acoger a ninguna ayuda que puedan sacar. Estar al corriente del pago es una obligación», dice Mónica Blanco, presidenta de la Asociación Unida de Autónomos (AUNA). Las dos asociaciones representan a los autónomos de a pie, que son la mayoría pese a que bajo el mismo paraguas también haya grandes fortunas.