Un cambio de última hora en el BOE siembra la confusión en la industria asturiana

M.D. OVIEDO

ASTURIAS

Instalaciones de Arcelor en Avilés
Instalaciones de Arcelor en Avilés

La patronal estudia «caso a caso» el impacto y ArcelorMittal mantiene una parte de la actividad a la espera de aclaraciones

30 mar 2020 . Actualizado a las 17:43 h.

Un cambio de última hora en el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19, ha sembrado la confusión en la industria asturiana. En el texto definitivo anexo que se publica en el BOE se recoge los servicios que deben reducir su actividad «al mínimo imprescindible» para atender «cuestiones urgentes» y «esenciales». Es el caso de bancos, aseguradoras, gestorías, notarías o asesorías, además de abogados o procuradores. «Esta actividad y este mínimo de plantilla o turnos tendrá como referencia la mantenida en un fin de semana ordinario o en festivo», recoge el texto definitivo. Sin embargo, otras actividades, como el servicio doméstico, o industrias que, como las papeleras, siderúrgicas, electrointensivas, altos hornos o minería, estaban permitidas en un primer borrador del decreto, desaparecieron del final.

Esto ha provocado una gran confusión entre las empresas afectadas. Por parte de la patronal se está analizando «caso por caso», según fuentes de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) y en el caso de ArcelorMittal se «está manteniendo parte de su actividad  y analizando el impacto del decreto», señalaron fuentes de la empresa. En un principio, la información «que teníamos del último borrador era que estaban incluidas entre las esenciales las actividades siderúrgicas y electrointensivas pero esto se ha caído de la última versión y nos pilló muy de sorpresa lo que está publicado en el BOE», explicaron. En ArcelorMittal, según indicaron, ya se había iniciado una reducción de producción porque los clientes estaban parando y se estaban adaptando a esa circunstancia en hornos altos y acerías. De hecho, la línea de galvanizado 1 se había parado y tienen mil empleados teletrabajando.«Ahora tendremos que analizar el impacto de esta nueva situación que nos cogió muy de sorpresa», insistieron.

Sindicatos

Por su parte, desde los sindicatos aseguraron que no tienen claro «si vamos a parar o no, esto es un caos». El secretario general de UGT en Arcelor Gijón, José Manuel García, ha indicado que por el momento en la planta gijonesa siderúrgica se sigue a plena actividad, aunque conscientes de que el decreto recién aprobado puede suponer cambios y afectar a instalaciones que tengan que parar. En declaraciones a Europa Press, ha indicado que esta cuestión está «aún sin definir». A este respecto, una vez que hace unos días se dejaba claro que hornos altos y batería eran un servicio esencial, con este nuevo decreto sí que podría afectar a algunas líneas de acabado. Ha insistido en que los hornos alto tienen que tener un mantenimiento preventivo cuanto menos. Ha recordado, asimismo, que ya había prevista una parada del horno alto A y el sinter. En este caso, ha explicado que afectará a una cantidad pequeña de personal, pero lo haría a una cantidad bastante de personas en el caso de que el decreto obligue a parar líneas de acabado. Dicho esto, ha preferido no aventurar nada hasta conocer los detalles.